MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 238 Lo siento cariño (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8349

Updated: 2019-06-02 05:56


"No lo vi hacer nada mientras estuve ahí, pero no estoy seguro de si esculcó tus cosas después de que me fui", dijo Marco. Temía que si ella supiera que sus secretos ya habían sido descubiertos por Edward, seguro que dudaría a la idea de llamarlo. Por eso pensó que a veces era necesario decir una mentira piadosa, por el bien de todos.

Rocío hizo un puchero y pensó: '¿A qué te refieres al decir con que no estás seguro? Oh, es muy probable que Edward ya haya visto lo que está escrito en los periódicos'. Rocío se sintió cada vez más nerviosa al pensar en esto, y esperaba que Edward no los leyera. En cada uno de ellos mostraba su verdadero "yo", totalmente al descubierto, como si su ser interior estuviera completamente desnudo. Cada vez que lo echaba de menos, todo su amor y sentimientos hacia él y todas sus quejas eran plasmadas ahí, pensaba que nada de esto saldría a la luz, pero considerando el afán de Edward por encontrarla en ese momento, era imposible que él no los notara. El corazón de Rocío latía cada vez más rápido al pensar en esto.

"Está bien, ve a descansar", dijo Rocío en un tono débil. Luego cerró los ojos, obviamente molesta por lo que estaba sucediendo. 'Bien. ¿Y qué pasa si los vio? No puedo hacer nada al respecto ahora de todos modos. El peor de los escenarios sería que él ya sabría que lo he estado amando en secreto todo este tiempo. ¡No tengo de qué avergonzarme! No he hecho nada fuera de lugar ni nada malo. No violé ninguna ley, sólo escribí sobre mis sentimientos', pensó Rocío, tratando de convencerse a sí misma.

"Muy bien, coronel", dijo Marco, luego se dio la vuelta y se fue, pero Rocío aún estaba un poco nerviosa. Sacó su teléfono y lo miró fijamente, dudando y pensando en qué hacer posteriormente. Después de pensarlo por un tiempo, finalmente reunió suficiente coraje y determinación para hacer lo correcto. Se dio cuenta de que escapar no era la mejor solución, porque era sólo una solución temporal, y que al final todo volvería a atormentarla. Ya habían pasado varias horas, y ya no estaba tan sensible como antes. Su identidad y su papel como soldado le dijeron que debía ser racional y que no debía declararlo culpable antes de escuchar su explicación.

De modo que lentamente encendió su celular. Su corazón latía rápido y su mente iba a toda velocidad, y no sabía cómo describir sus sentimientos en ese momento. Ella lo amaba, y estaba segura de que quería escuchar su atractiva y familiar voz, pero todos sus sentidos le decían que no

recordó que cada vez que Edward quería mostrar su intimidad en público, lo miraba y lo reprendía de inmediato, aunque en el fondo de su corazón, se sentía muy emocionada y feliz.

Cuando sonó su teléfono, Edward estaba en la ducha y, tan pronto como lo oyó, salió corriendo del baño, desnudo, y empapado. Tomó el teléfono, y cuando vio el nombre conocido que apareció en la pantalla, sonrió alegre y dichosamente, y contestó.

"¡Hola! ¡Cariño, te extraño! ¡Estoy tan feliz de que hayas llamado!", exclamó Edward, sin hacer ningún tipo de interrogaciones. Se preguntó si ella realmente sabía lo ansioso que estaba al no tener contestaciones de sus llamadas. Él le había enviado muchos mensajes de texto, pero no había respondido a ninguno de ellos. Incluso pensó que ella había decidido ignorarlo por completo, y que nunca más volvería a verla o escuchar de ella. Se sintió aliviado cuando lo llamó, porque eso significaba que todo estaba bien...

"Me disculpo por eso, no escuché tus llamadas o mensajes debido a una emergencia", respondió Rocío con la voz más clara que podía poner. Ninguno de los dos mencionó algo sobre Paula, como si nada hubiera pasado. Hablaron entre ellos como solían hacerlo.

"Está bien, ¡entiendo!", dijo Edward, y con su voz ligeramente temblorosa, le preguntó: "¿Ya llegaste? Sólo quiero saber si llegaste sana y salva. Deberías mantenerme informado de vez en cuando...", Edward no sólo quería hablar con ella, sino también abrazarla con fuerza entre sus brazos y mostrarle cuánto la amaba realmente y cuánto temía perderla, y definitivamente ella sentiría cuán profundos y apasionados eran en realidad sus sentimientos por ella.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top