MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 242 Entregándose a sus ilusiones (Tercera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5856

Updated: 2019-06-03 05:03


"Sí estoy seguro, ¿dudas de mí?", dijo Pol suspirando de nuevo, luego apartó la vista y trató de reprimir el impulso de carcajearse, pero Edward creía que se sentía mal por decirle la verdad. Después de todo, las cosas se estaban desviando y nada salía como lo había esperado.

"No, te creo por completo y por eso ya tengo suficiente", Edward se levantó de la mesa de operaciones con una especie de mirada distraída en su rostro, miró fijamente al suelo y movió silenciosamente sus labios, aún con aquella mirada devastadora en su rostro, nunca dejo de verse guapo.

"Aquí lo tienes, échale un vistazo tú mismo", Pol le entregó el informe a Edward y salió apresuradamente de la habitación con una sonrisa complaciente dibujada en su rostro porque sabía lo que pasaría después de que Edward leyera el resultado. Tuvo que caminar rápido a su oficina para encerrarse ahí antes de que Edward descubriera la verdad y quisiera estrangularlo, unos segundos más tarde, cuando escuchó el gruñido furioso de su amigo, Pol corrió hacia su oficina e intentó cerrar la puerta, pero Edward lo alcanzó antes de que pudiera tener la oportunidad de hacerlo.

"¡Maldito seas Napoleón! ¡Será mejor que tengas una buena razón para esto o te juro por Dios que te mataré ahora mismo!", Edward arrugó el papel con los resultados y miró a Pol con furia, como si estuviera a punto de desollarlo vivo. Quería lanzarse encima de él en ese preciso momento, realmente le había creído a Pol y como estaba en su apogeo de desesperación, cualquier broma por mínima que fuera, lo volvería loco.

"Bueno... ¡Ya relájate! ¡Sólo estaba bromeando! Te hubieras visto, estabas pálido y asustado, pero, ¡mírate ahora! ¡Qué enérgico estás! ¿No te sientes mejor ahora que sabes que ese bebé

nazaba al pobre, si se atrevía a decir algo o intentaba detenerlo, inmediatamente lo tiraría al suelo con otro golpe.

"¿Me estás amenazando? ¡Vamos hombre, sólo era una broma! Por favor devuélveme la pomada, hablo en serio cuando digo que me tomó años hacer esa pequeña cantidad", Pol estaba a punto de llorar, ¿qué le habría pasado por la cabeza al gastarle esa broma a Edward? ¿Por qué decidió jugar con fuego en primer lugar?

"Confío que puedes hacer más botellas, conservaré esta para mi esposa y no olvides que puedes darme un poco más cuando lo tengas", Edward estaba satisfecho, no era fácil tomar algo de Pol, especialmente algo tan valioso.

"¿Quieres más? ¿Me pagarás?", Pol suspiró profundamente, parecía que tenía que despedirse de su preciado tesoro secreto, ni siquiera le cobró a Edward por el examen y ahora este desagradecido le estaba quitando el alijo milagroso.

"¿Por qué tendría que hacerlo? A menos que me lo des cuando hayas terminado, no obtendrás nada de mí", no había manera de que Edward pagara por la investigación de Pol, él había dado el primer paso para engañarlo y tenía que estar preparado para enfrentar las consecuencias.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top