MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 248 ¿Crees que eres digna de conocerla

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 9287

Updated: 2019-06-04 01:15


"¿Esa es la familia de Rocío?", Pol preguntó con curiosidad en cuanto salieron del restaurante. Si fuera la familia de Rocío, ¿por qué Carla Ouyang estaría tan interesada en Edward?

"No realmente. No te molestes con ellos. Voy a volver a la oficina. Diviértete", dijo Edward. No los consideraba como la familia de Rocío. Ninguna familia defendería descaradamente su asqueroso comportamiento. Ninguna familia codiciaría al marido de otra.

"Bien. Me marcho. Voy a volver al hospital", dijo Pol. Sabía que si Edward no quería hablar de eso, no tenía sentido seguir preguntándole, así que se detuvo. De todos modos, a él nunca le gustaron los chismes.

Edward lo saludó con la mano y luego entró al auto sin decir una palabra. Había asuntos más apremiantes con los que debía lidiar últimamente, y estaba cansado. Se sintió aliviado de que el hijo de Paula no fuera suyo, pero ella seguía molestándolo. Tenía que encontrar una manera de resolver esto.

¡Hablando del rey de roma, por la puerta asoma! Cuando Edward regresó a la compañía, encontró a Paula esperando afuera de su oficina.

"¿Qué estás haciendo aquí?", Edward reclamó. El ver a Paula lo irritó. Si no fuera por ella, no habría ningún malentendido entre él y Rocío. ¡Estaba sorprendido por la audacia de esta mujer para mostrarle su rostro de nuevo! ¿Pensaba que él todavía sentía algo por ella?

"Edward, gracias por salvar a nuestra compañía. Sabía que no me harías esto a mí y a nuestro hijo", dijo Paula, tocando su vientre intencionalmente con una sonrisa dulce. Se perdió en la fantasía de un futuro con Edward.

"Paula, ¿realmente crees eso?, ¿alguna vez pensaste que todo es parte de mi plan?", Edward le preguntó con una mueca. Pasó por su lado dando zancadas y se dirigió directamente a su oficina.

"No estás hablando en serio. Sé que no harás esto porque el FX International Group nunca intentará dañar a otra compañía. Además, tenemos una relación especial. No hay razón para que lo hagas". Paula estaba bastante segura de que Edward no le haría daño a su compañía. Tenía ventaja sobre él, el bebé que llevaba.

"Sí, no tengo ninguna razón. No llegaré hasta ese punto por ti. Ni siquiera me molestaré en hacerlo, solo me sentaré y disfrutaré del espectáculo", dijo Edward con una sonrisa maliciosa. Era muy difícil saber si lo decía en serio o si solo estaba bromeando. Pero sus palabras, inmediatamente, hicieron que Paula se pusiera pálida.

"¿Eres tú quien está detrás de lo que le está pasando al Lin Group? Pero, ¿por qué harías esto?", Paula preguntó ansiosa. Se aferró a la mesa para mantenerse erguida. Las duras palabras de Edward rompieron su corazón. Sintió como si esos pedazos rotos se hubieran roto aún más. Edward no sentía simpatía por ella. Ignoró sin compasión todo su dolor

cuello de Paula. Sus ojos miraron furiosos la cara de ella, que se estaba volviendo morada por la falta de oxígeno. Paula miró a Edward horrorizada. Parecía un demonio, y su furia la hacía sentir como si estuviera en el infierno.

"Ah...", Paula se quedaba sin aliento, sus manos luchaban por sacar los dedos de su cuello. Esta era la segunda vez que se sentía tan cerca de la muerte. Las acciones de Edward la hicieron darse cuenta de que ella era solo una hormiga para él. Su agarre podía enviarla a la muerte sin piedad.

"Por última vez, no es como las mujeres con las que has jugado antes, a las que engañaste o forzaste para que me dejaran. Ella es la única mujer que he amado en toda mi vida. Antes de insultarla, primero debes pedir mi permiso". Edward soltó el cuello de Paula, mientras miraba con disgusto su silueta cayéndose. Aunque había perdido la paciencia, no se olvidaba de que estaba embarazada. La soltó con cuidado para evitar que se cayera de manera brusca.

Jadeando, Paula sintió que había regresado del infierno. Pero la crueldad de Edward despertó toda la ira en su corazón. 'Ya que te preocupas tanto por Rocío, te juro que la destruiré. ¡A ver si todavía puedes amarla después de eso!', Paula pensó con amargura.

"Sal de mi vista y nunca más vuelvas a aparecer delante de mí. A menos que quieras que el Lin Group pierda más que los negocios en la construcción, tenlo en cuenta". Edward ni siquiera miró a Paula mientras hablaba. No quería ser acosado constantemente por una mujer a la que no amaba. La mejor solución era que ella renunciara a él por completo.

Paula permaneció en silencio. Entrecerró sus ojos vacíos a Edward, el hombre al que había amado, pero que nunca le perteneció. Decidió vengarse de él y hacerlo arrepentirse por todo el dolor que le había causado. Paula no se iba a rendir tan fácilmente.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top