MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 274 Si te atreves a decir una sola palabra más.

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10840

Updated: 2019-06-08 00:02


"Tú no eres quien para juzgarme. Te lo repetiré por última vez, si realmente estás embarazada de Edward, habla con él y no te enfrentes conmigo así". Aunque su voz era tranquila y firme, Rocío apretaba los puños con furia. No estaba segura de si Paula estaba diciendo la verdad o solo la estaba engañando, pero no podía dejar que se diera cuenta de que dudaba.

"¿No lo sabes, Rocío?, si dejas a Edward, te dejaré en paz. él me dijo que se casaría conmigo, así que es mejor que seas tú misma quien se vaya antes de que se deshaga de ti". Paula la miró con desdén, clavándole la mirada. Si ella no podía tener a Edward, se aseguraría de que tampoco fuera de Rocío. Haría todo lo que fuera necesario para separarlos. De alguna forma, sentía que aún tendría una oportunidad si Edward se quedaba soltero otra vez.

"Señorita Paula, si Edward accede a casarse contigo, me iré, pero en este momento su esposa soy yo, ¡así que es mejor que lo olvides! Me importa un carajo si estás embarazada o no y más te vale que te mantengas alejada de mi marido. ¿O es que quieres enfrentarte a una coronel?", Rocío esbozó una sonrisa y pensó, 'Paula, ¿crees que soy idiota? No es tan fácil engañarme. Hace unos días quizá me hubiera podido creyendo tus historias, pero ya ni me molestaré en escucharte, especialmente ahora que Edward me ha declarado su amor'.

"¡Jajaja! Qué poca vergüenza tienes, Rocío. ¿Cómo te atreves a decir que eres su esposa? ¡No eres más que una ilusa! ¿Acaso te dijo él mismo que quiere casarse contigo?", Paula estaba tan enojada al escuchar a Rocío decir "soy su esposa" que desoyó lo último que había dicho esta. Su cara se deshizo en muecas de histeria.

"Paula, ¿es que no vas a dejar de decir tonterías? ¿Y si te dijera que nos casamos hace ya seis años, aún creerías que tienes una oportunidad? Si como dices el niño que llevas es de Edward, puedes tenerlo, a mí me da igual. Criar a otro niño no será un problema para la familia Mu. Y en cuanto a ti... lo siento, pero no soy una santa, y no estoy dispuesta a compartir a mi esposo con otra mujer. Así que deja ya de molestarnos a mí y a mi marido".

A Rocío le destrozó el corazón al saber que Paula llevaba un hijo de Edward en su vientre, pero hizo un esfuerzo para ocultar sus sentimientos y actuó con toda la calma de la que fue capaz. Se retorcía de agonía por dentro, pero no podía permitir que Paula viera su dolor.

"¿Cómo? ¡Eso es imposible! ¡No creo ni una sola palabra de lo que dices, perra deslenguada! Jajaja... ¿Hace seis años? He sido yo la que ha estado a su lado durante los últimos años, ¡no tú! ¿Dónde estuviste todos estos años si estáis casados?", Paula le espetó a Rocío mientras sacudía incrédula la cabeza. No podía creer lo que decía. Edward nunca mencionó que tenía esposa y nunca se le vio con Rocío durante aquellos años. Seguro que era un falso pretexto de Rocío para quedarse con Edward. '¡Eso es, exactamente! ¡Seguro que está mintiendo!', pensó Paula para sus adentros, mientras intentaba decidir si eran ciertas las palabras de Rocío.

"Puedes preguntarle a él, si no me crees, pero yo no tengo por qué darte explicaciones de nuestra vida. ¿Hay algo más que quieras decirme? Porque si no, estoy deseando decirte adiós". Rocío se puso de

r a Rocío?".

"Edward, encárgate de resolver esto tú mismo, no tengo ningún interés en solucionar tus embrollos. Pero asegúrate de que esa mujer me deje en paz. No tengo tiempo para sus juegos. Marco, vámonos de aquí". Rocío se alegraba mucho de ver a Edward. Pero cuando pensó en lo que Paula le había dicho, se sintió muy molesta.

"¿A dónde vas?

¿Eh?", Edward alcanzó a Rocío y la tomó en sus brazos, y antes de que pudiera rechazarlo, él bajó la cabeza y la besó. No tenía idea de lo que había estado pasando, pero se dio cuenta de que Rocío estaba muy enojada.

Ella no se esperaba que Edward la besara en público y se sonrojó. Fugazmente, alcanzó a ver que Paula los estaba mirando y de repente, dio una patada en la pantorrilla izquierda a Edward y lo empujó. Mientras miraba a Edward, que jadeaba de dolor, Rocío lo contempló furiosa. Los ejercicios militares la habían agotado y no tenía fuerzas para ocuparse de sus muñecas. Lo que de verdad quería hacer en este momento era volarle la cabeza a Edward de un disparo.

Edward sabía que Rocío estaba enojada con él, pero no esperaba que fuera a atacarlo. Pero no estaba enojado; ya que no lo había golpeado tan fuerte, aunque las cosas no habrían sido tan sencillas si no hubiera nadie presente, Edward sabía bien que ella le daría una buena paliza.

Mientras tanto, Paula se había asustado a causa de la repentina llegada de Edward, porque él le había advertido que dejara a Rocío en paz y ahora la había atrapado con las manos en la masa, provocando a Rocío. Edward había sido cruel con Paula últimamente, y ahora estaba preocupada por lo que él pudiera hacerle esta vez. Y para sorpresa de Paula, Edward había besado apasionadamente a Rocío en público. Se moría de celos. En todos los años que había pasado con él, nunca había rozado sus labios. Ella no había sido capaz de contener lo que sentía y al final lo había ofendió besándolo, lo que casi llevó a la quiebra al Lin Group. En una ocasión, Edward le había dicho que solo la mujer a la que amaba podía besar sus labios, y ahora allí estaba él, besando a Rocío en su presencia... ¿Significaba eso que era Rocío a quien amaba realmente?

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top