MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 275 No provoques a Rocío (Primera Parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7309

Updated: 2019-06-08 00:12


"Voy a regresar a la base militar y no volveré a casa hasta que esto se resuelva", dijo Rocío con indiferencia, luego miró a su esposo, con las cejas levantadas. Rocío había esperado durante años poder estar con él y trató de hacer que Edward se enamorara de ella, pero las cosas rara vez iban bien y siempre aparecía algo en su camino.

"No, no te dejaré ir, no importa lo que ella te haya dicho, te lo puedo explicar, por favor ven a casa conmigo", Edward insistió en no dejarla volver a la base militar. Recordó cómo extrañaba a su esposa con cada minuto que pasaba cuando estaba ausente en la misión de ejercicios militares. Ni siquiera podía conciliar el sueño, todo lo que quería ahora era abrazarla, sentir la ternura de su cálido cuerpo y disfrutar del dulce aroma que sólo a él le pertenecía, ahora ella se encontraba de pie frente a él, ¿cómo podría dejarla ir?

El rostro de Paula palideció, se sorprendió al ver que el arrogante Edward se comportaba con tanta humildad y le rogaba a Rocío, sintió envidia de que él no estuviera haciendo esto por ella. 'Juro que voy descuartizar a esa perra miserable. Edward, eres demasiado cruel conmigo, aunque ya no me ames, por favor no muestres tu amor y cuidado por otra mujer en mi presencia, ¿te das cuenta de lo que me estás haciendo? ¡Me estás volviendo loca!', pensó Paula.

"Edward, ¿realmente la amas tanto? ¿Estás dispuesto a renunciar a tu dignidad y autoestima sólo para complacer a esta mujer? ¿Qué hay de mí y de nuestro hijo? ¿De verdad quieres abandonarnos?", murmuró Paula. Ella creía que Edward todavía sentía algo por ella, sin importar lo mal que este la tratara, se repetía a sí misma que era falso. Todavía tenía un lugar para Paula en su corazón, aunque ahora estaba embrujado por otra mujer, él había perdido la razón y por eso la ignoraba. Un día no muy lejano volvería a sus brazos, aunque esta vez, ella sintió que era totalmente invisible para Edward. '¿Acaso esto significa que es momento de enfrentar la realidad?', se preguntó ella.

"Paula, te advertí que no provocaras a Rocío, parece que te olvidaste de eso, ¿quieres que te ayude a recordarlo? ¡Eh!", Edward se enfocó en Paula, sus tiernos ojos inmed

ue yo desconozca de mi marido?', se preguntó Rocío. Aunque para ser honesta, se sintió bastante aliviada cuando escuchó a su esposo decir que el hijo de Paula no tenía nada que ver con él, no era una santa a la que no le importaría que su marido tuviera un hijo con otra mujer.

"Marco, puedes regresar a la villa con Lucas, tengo algo que discutir con su coronel", le dijo Edward a Marco, pero sus ojos estaban enfocados firmemente en Rocío. 'Ella prometió que me creería sin importar las circunstancias, ¿ya lo olvidó? Le daré una buena lección cuando volvamos a casa, quizás con esto ya no dudará de mí la próxima vez', pensó él.

"Coronel, yo...", Marco dijo titubeante mientras miraba a Rocío, él era su oficial acompañante, aunque Edward le pidió que se fuera, aún quería escuchar la opinión de su coronel, no seguiría las órdenes de nadie más a excepción de las de Rocío.

"¡Está bien! ¡Te puedes ir!", Rocío quería escuchar la explicación de Edward. No le gustaba la hostilidad entre ella y su marido, porque sabía que no era bueno para su relación, si se fuera a pesar de la petición y los esfuerzos de Edward de escuchar su aclaración, caería en la trampa que otros les habían puesto. Hablando de trampas, Rocío sabía muy bien cómo evitarlas, entonces, si alguien estaba planeando plantar una disputa entre ella y Edward, no tendrían éxito. Ella no haría nada que beneficiara al enemigo para dañar a su familia, ese no era el estilo de Rocío.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top