MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 281 Cariño, yo también te amo.

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7272

Updated: 2019-06-09 00:02


Sorprendido, Jonathan torció la boca furiosamente y se preguntó qué había hecho para merecer que lo trataran de esa forma. No podía creer que su hijo se atreviera a gritarle de esa manera. Por el bien de su nuera, decidió dejarlo pasar, pero la próxima vez él no lo dejaría ir tan fácilmente.

"Vámonos. No lo tomes tan en serio. Está furioso porque realmente debiste haber tocado primero la puerta, o al menos escuchar desde afuera", Jonathan consoló a Cynthia. Una rara sonrisa cruzó su rostro. Este encanto nunca se había visto antes, excepto por Cynthia.

"No sabía que estaban tan apasionados y excitados. Por cierto, nuestro hijo es muy entusiasta y bueno en fomentando a su mujer", dijo Cynthia, pensando en aquel momento incómodo. Ella era como una adolescente encantadora. Jonathan la miró con los ojos entrecerrados y preguntó en tono celoso, "Cariño, ¿quieres decir que no soy lo suficientemente bueno? ¿Eh?". Al contrario de Edward y sus intachables modales, Jonathan era tan dominante y severo como un emperador a quien otros tenían que admirar.

"¡Eso es rídiculo! En mi corazón, eres el hombre más romántico del mundo. Por supuesto, Eddie no puede competir contigo", Cynthia tenía que decir esto para calmar al tirano. Cuando el orgullo del hombre estaba herido, era difícil anticipar las consecuencias que ella tendría que enfrentar.

"Si ustedes dos quieren hablar sobre el amor, háganlo lejos de la puerta de mi habitación. ¡Y no me llames Eddie! ¡Se me pone la piel de gallina! Soy un adulto, no un pobre niño ansioso por tu amor". Edward abrió la puerta con un enojo que se contenía en sus ojos, pero seguía sonriendo con una expresión diabólica. La pareja mayor no solo había arruinado su hermoso momento, sino que también lo tenían incómodo con su amorosa conversación. No podía soportarlo más.

"Está bien, hijo, podemos entender entre líneas lo que insinuas. Sigue con lo que estabas haciendo", dijo Cynthia y comenzó a jalar a Jonathan para irse. Jonathan miró con enojo a Edward. Obviamente no haría caso omiso de la forma en que Edward le habló a su madre, quien tuvo que separarlos antes de que los dos explotarán.

Mientras en el dormitorio,

es.

El enojo en el corazón de Edward se había esfumado. Besó a Rocío cariñosa y suavemente. Frente a la mujer que amaba, Edward podía ser muy tierno.

Con los brazos alrededor de su cuello y de puntitas, Rocío besó al hombre al que amaba con todo su corazón. Había esperado demasiado tiempo por este momento. No importaba si Paula decía la verdad o si Edward mentía, solo quería seguir su corazón. Eso era todo lo que le importaba en ese momento.

"Cariño, te amo", le dijo Edward, emocionado por su respuesta, la besó con más entusiasmo. No decía "te amo" muy a menudo, pero a veces necesitaba decirlo. Especialmente en este momento, pensó que estas eran las únicas palabras que podían expresar plenamente su profundo amor por ella.

"Cariño, yo también te amo". Esta era la primera vez que Rocío le hablaba con el corazón en la mano. Sus ojos se humedecieron. En este punto, ella ya no era la perspicaz y dura coronel. Tampoco era la miserable sirvienta que fue expulsada de la casa de los Ouyang. Ella era solo una mujer que lo había amado por muchos años. Para él, ella podría ser dulce y sexy a la vez.

La noche fue encantadora y maravillosa. Esta noche, incluso la luna parecía estar sonrojada y escondida entre las nubes. Esta noche, el amor más apasionado sucedió en esa habitación, después de lo cual dos corazones se unirían perpetuamente y se harían inseparables. La noche fue larga y cálida, tal y como debía ser una relación.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top