MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 288 ¿Por qué tanta prisa

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10148

Updated: 2019-06-10 00:14


"Suficiente. ¿No habías dicho que tenías hambre? Vámonos", dijo Edward y puso los ojos en blanco. Por mucho que quisiera molestar a su padre, no podía dejar que su hijo se muriera de hambre. Por eso tenía que ceder.

"¡Sí! ¡Vamos! ¡Eddie... jajaja!", respondió Julio, luego soltó una carcajada y salió corriendo de la oficina de su padre antes de que Edward se diera cuenta de cómo le había llamado. Sabía que Edward se enojaría, por lo que, prácticamente, corrió por el bien propio. Julio no era tonto.

"¡Julio Mu! ¿Quieres que te castigue?". Como supuso, Julio escuchó la queja furiosa de Edward cuando salía corriendo de su oficina. Temblando de miedo, el niño corrió sin ver a dónde iba. De modo que chocó por accidente con Daniel, que iba de camino a la oficina de Edward.

"Oye, pequeño, ¿por qué tanta prisa? ¡Fíjate por dónde vas!", dijo Daniel al niño que tropezó luego de toparse con él. Sacudió la cabeza y suspiró. Todos en el piso ochenta y ocho podían escuchar las quejas de Edward. Daniel se preguntó qué era lo que había hecho Julio esta vez para molestar a su padre.

"Tío Daniel, ¿por qué te pusiste en mi camino? ¡Ay, me hiciste daño!", dijo Julio al tocarse la nariz, a lo que luego hizo puchero. Se veía adorable.

"¡Oye! ¿Me estas hablando en serio? ¡Tú saliste de la nada y chocaste conmigo! ¿Cómo pude haberlo sabido de antemano para evitarlo? Y, por cierto, ¿qué has hecho esta vez para hacer enojar a tu papá?", respondió Daniel, tranquilo y optimista como siempre. Le encantaba ver que alguien pusiera fastidioso a Edward, ya que él mismo no podía hacerlo.

"Tío Daniel, husmear es de mala educación. ¿No lo sabes?". Julio sabía que si revelaba el "apodo" de Edward, luego lo regañarían, así que optó por mantener la boca cerrada.

"¡Ah, vamos! Justo tú vienes a hablarme de 'mala educación' a mí. ¡Eres igual de desconsiderado que tu padre! ¿Qué he hecho mal? No entiendo por qué ambos se unen para molestarme. Me siento herido", exclamó Daniel con gran preocupación, acusando a Julio y a Edward. Se sintió atacado por todas las personas con las que se encontró durante el día.

"¡Oye! ¿Eres tú, Danielito? ¡Te ves más adorable que la última vez que te vi! ¿Por qué te sientes herido? La vida está llena de oportunidades", dijo Cynthia, que miró a Daniel con una pizca de picardía. Parecía más joven de lo que era.

"¡Jajajaja! ¡Danielito! ¿En serio?", Julio estalló en carcajadas de nuevo. ¡Había subestimado a su abuela! Daniel era un hombre apuesto, pero el apodo, 'Danielito', hacía que se viera demasiado infantil. ¡Era graciosísimo! Sin embargo, Julio pensó que el apodo era perfecto para el tío Daniel, ya que a menudo su apariencia era más bella que la de las mujeres.

"Tía Cynthia, te estás volviendo más hermosa con los años. Apuesto a que el tío Jonathan se la pasa alejando a todos los hombres que te rodean como moscas", dijo Daniel, quien no esperaba ver a Cynthia, por lo que la sorpresa lo alegró. Parecía como si la señora no hubiese envejecido ni un día desde la última vez qu

Tu familia me ha arruinado el día completamente. Todavía estoy tratando de reconstruir mi corazón roto". Daniel sintió que era la persona más patética entre ellos. Debió haberlo anticipado cuando Edward lo echó de su oficina a la mañana.

"¿No vienes? Y deja de hacerte el lindo. No te queda bien". Edward sabía qué tipo de persona era Daniel. Estaba enojado no sólo porque era molesto, sino también porque podía llevarse bien con Jonathan y Cynthia. Su padre parecía mucho más amable con Daniel que con él mismo.

Julio le hizo una mueca a Daniel y se fue corriendo al auto de Edward. Amaba a sus abuelos, pero amaba a su padre aún más. Había tenido que atravesar muchas cosas para ganarse el amor de su padre; aprovechó todas las oportunidades que pudo para quedarse cerca de Edward.

Cuando se trataba de los hábitos en la cena, Jonathan era muy diferente de Edward. A Jonathan no le gustaba cenar en una habitación privada. Edward sabía esto sobre su padre así que eligió un restaurante tranquilo, por temor a que hubiese demasiada gente. Ninguna persona sensata disfrutaría ser observada como un mono en el zoológico, mucho menos alguien hosco como Jonathan.

Edward estaba acostumbrado a ser el centro de atención adondequiera que iba. Ahora que estaba con su padre, era una combinación difícil de ignorar.

"¡Está bien, sentémonos aquí!". Cynthia conocía a su marido, así que eligió una mesa tranquila junto a la ventana para evitar la atención de otros clientes en el restaurante. También lo hizo porque no le gustaba que otras mujeres miraran a Jonathan con amor y deseo. El hombre solo le pertenecía y nadie podía mirarlo.

La vida no era así de fácil. A veces, cuando intentas evitar a alguien con todo tu empeño, ese alguien aparece inesperadamente y te atrapa con la guardia baja. No hay nada que puedas hacer al respecto excepto sentirte angustiado y molesto. Cuando estaban a punto de comenzar a almorzar, así fue exactamente cómo se sintieron cuando vieron a las personas sentadas frente a su mesa.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top