MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 295 Despierta, nena (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6553

Updated: 2019-06-11 10:11


"¡No me digas! Parece que tengo que reemplazar al asistente de Rocío por otro antes de que la meta en problemas, pensaba que él era callado y sensato, por eso lo asigné con ella. Pero ahora resulta que es un tipo chismoso, creo que cometí un error", el comandante sonrió, sacudiendo la cabeza. Rocío era una chica tan tranquila y distante que por eso le dio a Marco la tarea de ser su oficial acompañante, ya que pensaba que era un hombre reservado, pero para su sorpresa, el chico resultó ser bastante bullicioso.

"¡Ya reemplázalo! Me asusta que sea tan chismoso, ¿qué pasa si digo algo inapropiado sin querer y él lo usa para causar problemas?", Kevin se invitó a sí mismo y se sentó frente a la mesa de té, Rocío le sirvió una pequeña taza, él lo alcanzó y tomó un pequeño sorbo. '¡Esto está realmente delicioso!', Kevin pensó mientras disfrutaba del refrescante sabor de su infusión.

"No se moleste Comandante, Marco está bien conmigo, después de todos estos años, me he acostumbrado a él. Simplemente no le haga caso, sólo beba su té, sabe muy bien", Rocío interrumpió con una ligera sonrisa. A ella no le importaba dejar caer la máscara y sonreír delante de ellos, tal vez porque ya los sentía como parte de su familia, por eso siempre se sentía relajada a su alrededor.

Los dos hombres dejaron de hablar de reemplazar a Marco, después de todo, sólo estaban bromeando, en realidad ninguno de ellos quería que se fuera. Marco era un soldado inteligente y sabían que era muy leal con Rocío, una cualidad que lo hacía sobresalir de la mayoría de los demás candidatos, además, se llevaban bien con él.

El tiempo parecía pasar lentamente, Rocío regresó a su oficina y reanudó su trabajo después de tomar el té con el comandante y Kevin. Estaba demasiado concentrada en su trabajo, tanto, que cuando levantó la vista, se dio cuenta de que era más tarde de lo que pensaba, miró su reloj y frunció el ceño. "¿Qué estará haciendo Edward? ¿Por qué no me llam

aba un vuelco cada vez que su esposo sonreía así, se sentía como una adolescente que estaba emocionada pero asustada de conocer a su amado.

"Sí, vine aquí para recogerte, ¿no querías verme?", Edward le pellizcó suavemente su rostro, mientras sus dedos acariciaban con amor sus mejillas rosadas.

"¡Sí! Pero, ¿cuánto tiempo has estado esperando? Te dije que estaría trabajando hasta tarde esta noche, ¿por qué no llamaste y me dijiste que estabas aquí?", Rocío notó que Edward también se veía cansado, debía estar esperándola desde hacía bastante rato.

"Está bien, no hay problema, me gusta esperarte", Rocío lo había esperado durante muchos años, era su turno de hacer lo mismo por ella. Después de todo, él le debía eso a su esposa, no importaba cuanto tiempo tomara, Edward la esperaría una eternidad, así era cómo la amaba.

"Ya es tarde, ¿ya cenaste o todavía no?", a Rocío le preocupaba que Edward se saltara la cena por ella, eso le disgustaba, quería que él se cuidara de forma adecuada, todo era por su bien.

"Jajaja, no importa, ¡te llevaré a casa!", respondió Edward mientras bajaba la cabeza para darle un rápido beso, apartó de sus labios después de unos segundos, sin embargo, este beso fue lo suficientemente largo para que alguien que se escondía en los arbustos tomara una foto.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top