MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 297 Un narcisista

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8775

Updated: 2019-06-11 10:53


"Mujer, ¿dudas de mí? Si es necesario, te lo puedo demostrar". Edward le guiñó un ojo a Rocío, lo que le erizó la piel. '¿Podría ser más descarado?', pensó.

"Solo creo que tu narcisismo ha alcanzado un nuevo nivel. Gira a la izquierda en la próxima intersección. Te llevaré a un lugar donde nunca has estado". Ella no había ido allí desde hacía mucho tiempo, así que no estaba segura de si la comida seguía siendo tan sabrosa como antes de irse al extranjero. Acostumbraba ir con Belén, porque a ambas les encantaba el ambiente cordial y ameno. La gente solía ir por su deliciosa comida y su ambiente agradable. Habían pasado muchos años desde entonces. Rocío estaba maravillada que la vieja calle todavía existiera.

"Soy un narcisista porque yo lo valgo. ¿No crees que soy guapo?", Edward bromeó mientras giraba en la esquina. Se estacionaron y caminaron al lugar a que se refería Rocío.

"¡Ja!, sólo estaba siendo cortés. Debería haber dicho que eres desvergonzado". Rocío estaba disfrutando el momento. Burlarse del hombre que amaba era su mayor placer. Todo era amoroso y divertido.

"Gracias por el cumplido, cariño. ¿De verdad quieres ir allí?", preguntó Edward con las cejas arqueadas. Al principio no tenía idea de qué lugar era, pero cuando aparecieron filas de casas antiguas ante sus ojos, supuso que estaban cerca. '¿Se puede comer en un lugar como este?', no pudo evitar preguntarse. Edward había oído hablar de la calle antes, pero nunca había estado allí, no era que odiara los sitios informales, sino que tenía un estómago delicado, lo que exigía mucha higiene cuando comía. Para evitar sufrir diarrea, Edward nunca comía en restaurantes de mala higiene, y mucho menos en negocios de comida callejeros. Sin embargo, hoy, por Rocío, estaba dispuesto a intentarlo.

"Sí. En estos locales. La comida es deliciosa. Mejor que en hoteles de cinco estrellas", dijo Rocío emocionada y nostálgica, recordando los viejos sabores de cuando era más joven, sin darse cuenta de la expresión vacilante en la cara de Edward.

Edward no dijo nada, pero la miró y sonrió con indulgencia. Nada importaba mientras ella estuviera feliz. Sin embargo, cuando estacionó el auto y caminó en la vieja calle, no pudo evitar retorcer la boca. Su ropa de marca y el uniforme de Rocío no encajaban en absoluto.

"Cariño, ¿y si vamos a otro lugar?", Edward pronto sintió las miradas de las personas a su alrededor, cosa que le hizo querer salir huyendo. Al mirar los utensilios que obviamente no habían sido esterilizados, sintió que su estómago se estremecía.

"¿Por qué? Ya estamos aquí. ¿Te preocupa que no te guste la comida?

zás su salud, sabía de lo que era capaz esa hermanastra. Así que el wonton, el cual era delicioso y barato, había sido la comida básica de Rocío.

Al ver que Rocío estaba acongojada por sus recuerdos, Edward trató de consolarla, cuando un anciano con voz sonora dijo "Aquí tienen su wonton". Tenía como sesenta años, y sostenía un tazón de wonton humeante en cada mano. Caminó rápido, con confianza. Era extraordinariamente vigoroso, para su edad.

"Tío Liam, han pasado muchos años desde la última vez que nos vimos y todavía estás fuerte", le dijo Rocío al anciano y se animó de inmediato. Este restaurante solía ser su lugar favorito. Acostumbraba pasar toda la tarde aquí leyendo una novela, para escapar de la atmósfera deprimente en casa.

"¿Quién eres tú?", el tío Liam miró con desconcierto a Rocío, quién vestía uniforme en este momento. Como no conocía a ningún oficial militar, el hombre evaluó a Rocío y trató de hacer memoria, pero aun así no podía recordar quién era ella. Y el extraordinario porte de la muchacha no encajaba con nadie en su memoria. No tenía ni idea

"¡Soy Rocío! ¿Me recuerdas?", Rocío había sido una cliente frecuente y había establecido una estrecha relación con las personas que trabajaban en el lugar, supo que el tío Liam no la reconoció por su uniforme. Solía ser delgada, lo que contrastaba con su solemne y distante imagen actual.

"¿Qué? ¿Tú eres Rocío? Han pasado tantos años que pensé que nos habías olvidado. ¿Por qué no viniste a visitarnos? Ni siquiera te reconozco. Has cambiado mucho". El tío Liam nunca imaginó ver a esa niñita que conoció, convertida en un oficial de alto rango en el ejército. Así que todo era posible, siempre y cuando trabajaras duro. Esta chica era un ejemplo perfecto.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top