MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 307 Llévame a casa

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10826

Updated: 2019-06-13 03:04


"Señor Ouyang, ¿qué puedo hacer por usted?", preguntó Edward casualmente, con las manos dentro de los bolsillos del pantalón. Era difícil saber si la leve sonrisa en su rostro era despectiva o sarcástica.

"Quiero disculparme por lo que pasó en el restaurante el otro día. Mi familia fue muy grosera y causó un alboroto mientras cenaba con la suya. Lo siento mucho. Clara dijo algunos comentarios ofensivos porque, como ya sabe, le gusta", Leo se disculpó servilmente. Clara había estado actuando como una niña mimada delante de él para hacer que viniera aquí. Al final no tuvo más remedio que venir.

"¿Entonces vino por Clara?". La sonrisa en la cara de Edward se hizo más grande mientras un indicio de desdén revoloteaba sobre su hermoso rostro. Su opinión sobre Leo empeoró al instante. Rocío estaba en su oficina en este momento y él deseaba poder irse de inmediato hacia donde estaba ella. Era la única que le importaba.

"Señor Edward, ¿qué piensa sobre Clara? Ella seguía pidiéndome que viniera y, como ya estoy aquí, quiero preguntarle eso en su lugar; pero, vine aquí principalmente por los resultados de su investigación".

Leo pronunció esas palabras con un tono vacilante. Sin importar cuáles fueran los resultados, no serían buenas noticias para él. Si Rocío fuera realmente su hija, el hecho de haberla abandonado en el pasado sería como una espada que dejaría una cicatriz permanente y un dolor infinito en ellos. Eso lo haría arrepentirse de sus acciones por siempre. Si ella no lo fuera, él estaría obsesionado con el recuerdo de la traición de su esposa por el resto de su vida. Cualquiera que fuera el resultado, él sufriría.

"Ja, ¿por qué te importa tanto? Lo que estás haciendo muestra claramente dónde estás parado. Clara siempre ha sido la única hija en tu corazón. Ya que ni Rocío ni Clara son tus hijas biológicas, ¿por qué las tratas de manera tan diferente? ¿Y estás seguro de que en la vena de Rocío no corre tu sangre?".

Edward se había irritado. 'Leo, todavía tratas de unirnos a Clara y a mí. ¡Bien por ti! ¿Acaso pensaste en Rocío? ¿Tienes idea de lo vergonzoso que es esto para ella? Después de todo, es tu hija, ¿cómo podrías tratarla peor que a una extraña?', él pensó.

"¿De qué estás hablando? Si no soy su hija, entonces, ¿quién es mi padre?", Rocío estaba en la puerta de la sala, con la cara pálida y estupefacta. Sus ojos carecían de emociones, y parecía que iba a colapsar en cualquier momento. Ahora entendía por qué su padre siempre había estado tan distante con ella. Pero lo que más la lastimó no fue el hecho de que no fuera la hija de Leo, sino la supuesta traición de su madre. Rocío la respetaba y la amaba tanto que no podía creer que hubiera tenido relaciones con otros hombres. Sus padres se amaban tan profundamente, ¿cómo era posible que su madre tuviera una aventura?

La cabeza de Rocío estaba llena de preguntas. Fue un golpe duro para su corazón que se hundía. Le dolía tanto que su cuerpo ya no podía sostenerse más y lentamente comenzó a abrumarse. De repente, una gran mano la atrapó y la envolvió en un abrazo, donde se sintió cálida y se quedó inmóvil.

"Cariño, no seas tonta, no es lo que parece. Te lo contaré todo más tarde. Ahora, deja de pensar tonterías. S

emodelarlo".

Llegaron a casa tarde la noche anterior, así que Cynthia no había visto el uniforme de Rocío y no los había molestado por eso. Pero si se iban a casa ahora, Cynthia lanzaría todo tipo de preguntas a sus caras. Edward sabía que este lugar era triste e incómodo para Rocío, pero era mejor que enfrentarse a la curiosidad de su madre.

"¿Cuándo lo remodelaste?", Rocío no había pasado mucho tiempo con Cynthia, pero llegó a conocer su personalidad. La mayoría de los ancianos eran majestuosos y apartados, pero Cynthia siempre hablaba con franqueza e inocencia como una adolescente. Debido a que Jonathan la mimó mucho, no se comportaba como una anciana en absoluto. A veces Rocío la envidiaba.

"Cuando estabas en los ejercicios militares, te extrañaba tanto que busqué algo que me recordara a ti. Entonces vine aquí. El amor es milagroso. Te obliga a hacer cosas que nunca pensaste que harías en el pasado", dijo Edward con una sonrisa irónica y sus ojos llenos de amor.

"Es bonito". Sus comentarios llenos de afecto hicieron que Rocío se sonrojara y su corazón estaba acelerado. Sin saber cómo responder, miró los árboles de arce y fingió apreciar la vista.

"Sí. Será más hermoso cuando las hojas de arce se vuelvan rojas". Edward tenía la intención de dejarla relajarse, así que no le importó su reacción. Volteo hacia el mismo lugar que ella para mirar el bosque de arce.

El arce era un árbol de hoja caduca del área subtropical que florecía en primavera. Debido a que sus hojas en forma de mano se volvían rojas en otoño, especialmente al final de la estación, las personas también las llamaban hojas de arce rojo. En esta temporada, ocasionalmente se podía encontrar el color naranja y verde entre las hojas llameantes. Cuando había un viento fuerte, las hojas se caían con gracia como copos de nieve danzando, teñidos en diferentes colores. En ese momento, ningún otro lugar en el mundo era tan hermoso como este. Muy pronto, la traería aquí para compartir ese maravilloso momento con ella. Aunque la última vez que estuvo en una atmósfera romántica como esta había sido hacía mucho tiempo, todavía apreciaba el dulce recuerdo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top