MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 308 ¿En qué estás pensando (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7024

Updated: 2019-06-13 03:04


"¡Sr. Edward, me alegro de verlo! Ella es... ¿la Sra. Rocío?", el mayordomo caminó hacia Edward tan pronto como los vio, pero se mostró un poco titubeante cuando vio a Rocío. Como solo la había visto una vez el día de la boda, no la reconoció de inmediato, además, ella estaba llevando ahora un uniforme militar, se veía muy diferente de como solía verse, era razonable que el mayordomo no reconociera que ella era la Sra. Rocío.

"Sí, sólo venimos a echar un vistazo, no necesitas atendernos", dijo Edward arrugando las cejas. Él había traído aquí a su esposa para dejarla descansar bien, no quería que nadie la molestara.

"Está bien Sr. Edward, le ofrezco mis más sinceras disculpas por no reconocer a su esposa de inmediato, lo siento mucho Sra. Rocío", el mayordomo se disculpó profusamente, con la mirada fija en ella, ¿por qué no sabía que la Sra. Rocío era una soldado? Estaba muy confundido, no podía creer que la soldado parada frente a él fuera ella.

"No se preocupe, no nos hemos visto en años, ¿usted está bien?", preguntó Rocío con una sonrisa forzada, aunque su actitud distante todavía la hacía parecer muy indiferente, su naturaleza intimidante hacía difícil que las personas se acercaran a ella.

"Sí, todo está bien, gracias por su preocupación. Me retiro, por favor, no dude en llamarme si me necesita", el mayordomo no era impertinente. Podría asegurar por las expresiones en sus rostros que querían estar solos, así que dejó de hablar y les asintió antes de irse.

"Vámonos, podemos subir las escaleras para ver si todavía recuerdas algo", Edward sugirió mientras sostenía la cintura de su mujer. Quería que ella descansara lo antes posible, para poder preguntarle qué había sucedido en la base militar, de lo contrario, sería como si él ignorara lo que le pasaba a su esposa.

La cara de Rocío se sonrojó ante sus palabras, no estaba segura de lo que quería decir su esposo con eso, ¿acaso se refería a su noche de bodas?

¿O sólo estaba hablando de la distribución de la mansión? Ella optó por permanecer en silencio hasta que las cosas fueran claras.

Al entrar en

portamiento tan afectuoso?

"¿Por qué me estás mirando así? ¿Quieres que te frote la espalda?", Edward intencionalmente cambió el tema, él no quería que ella expresara su gratitud, eso los hacía parecer extraños. Como su marido, él quería que todo lo que hacía para ella fuera dado por sentado, no quería que Rocío fuera tan educada cuando la consentía.

"No, no lo necesito", dijo Rocío corriendo al baño, Edward entrecerró los ojos ante sus acciones, ella estaba muy confundida el día de hoy. Rocío se olvidó de llevar su ropa al baño o probablemente no se había dado cuenta de que su esposo había preparado mucha ropa para ella en el armario.

Edward sacudió la cabeza sin poder hacer nada, se preguntó cómo su mujer se había convertido en una coronel siendo tan despistada. Después sacó su teléfono celular del bolsillo y checó sus contactos mientras caminaba por la habitación, finalmente encontró el número que quería y lo marcó.

"¡Oh, hola! Sr. Edward, ¿hay algo que pueda hacer por usted?", a Marco le pareció extraño que Edward lo estuviera llamando, nunca antes había recibido una llamada suya.

"Sí, ¿le pasó algo hoy en la base militar a tu coronel?", Edward preguntó en voz baja, mirando a la puerta del baño.

"Sr. Edward, ¿la coronel está en este momento con usted?", Marco no se atrevía a decir nada sin el permiso de Rocío, de lo contrario enfrentaría un castigo militar.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top