MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 311 Rocío está con fiebre (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6267

Updated: 2019-06-14 03:05


"¿Has venido arrastrando por el suelo o qué? ¡Llevo esperándote media hora! ¿Es así cómo tratas a tus pacientes?", Edward estaba de pie junto a la puerta, ya que había estado subiendo y bajando las escaleras para esperar a Pol y echarle un vistazo a Rocío al mismo tiempo. Y la última vez que fue a ver a Rocío, su frente estaba ardiendo. Estaba muy asustado, por lo que había bajado las escaleras corriendo y estaba esperando ansiosamente a Pol.

"¡Venga ya! ¡Está súper lejos de mi casa! ¡Literalmente arriesgué mi vida vieniendo a toda velocidad hasta aquí! ¡Deberías darme las gracias! No hubiera hecho una visita a domicilio por nadie más", respondió Pol en tono amargo desviando la mirada. ¿Por quién lo tomaba Edward? ¿Por un médico de segunda? ¡Edward prácticamente le ordenó a Pol, el legendario genio del mundo de la medicina, que viniera a su casa porque su esposa estaba con fiebre!

"¡Cállate! Tan solo sube las escaleras y echa un vistazo. Su temperatura corporal parece muy alta". Normalmente Edward no se lo hubiera pasado a Pol tan fácilmente, pero como ahora solo le preocupaba la salud de Rocío, decidió no discutir con él.

Pol se encogió de hombros mientras seguía a Edward. '¡Rocío tenía fiebre, no cáncer! ¿Qué es todo este alboroto?', Pol pensó que Edward estaba exagerando, nunca lo había visto tan nervioso y asustado. Tenía la sensación de que esta vez Edward se había enamorado de verdad. Estaba un poco sorprendido de que el famoso playboy hubiera renunciado a todo su mundo por una mujer. La vida estaba llena de sorpresas.

"¿Cómo contrajo la fiebre? ¿Qué hizo? ¿Podrías poner esto bajo su brazo o lo hago yo?", preguntó Pol mientras sacaba un termómetro de su maletín, no pensó que fuera algo muy serio, hasta que puso la palma de su mano sobre la frente de Rocío.

"No estoy seguro. Hace poco Rocío recibió una terrible noticia. Y se que

vez en cuando necesitaban una lección seria.

"Mmmm", Pol resopló mientras extendía su mano a Edward. Se tragó su orgullo y lo miró, sabía que no podía hacerle nada, ya que Edward tenía un poder especial sobre él.

"¿Qué?", Edward estaba confundido. ¿Qué estaba haciendo Pol ahora?

"¡El termómetro, que me lo des! ¿Quieres que le quite la ropa y la saque yo mismo?". ¡Maldición! Pol se sintió tan estresado en este momento. Hacía solo dos semanas que había vuelto del extranjero, ¡y ya Edward le había puesto los ojos morados dos veces! Lo que era peor, ¡aún después de haber sido golpeado Pol tuvo que hacer lo que Edward quería!

Apretando los dientes, Edward reprimió las ganas de darle un puñetazo nuevamente, tomó el termómetro del brazo de Rocío y se lo entregó, pero sonrió cuando vio el ojo magullado del pobre. Se cubrió la boca con la palma de la mano y fingió toser, intentando no estallar en carcajadas.

"Adelante, ríe antes de que te atores y pidas mi ayuda", Pol replicó bruscamente. Miró con enfado a Edward y luego revisó cuidadosamente el termómetro. ¡Dios mío! ¿Casi 40ºC? 'Tengo que ponerle una vía intravenosa antes de que se le achicharre la cabeza', pensó Pol mientras preparaba rápidamente la medicina para Rocío.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top