MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 314 Tú, pícara. Eso es lo que quieres, ¿verdad (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5820

Updated: 2019-06-14 05:44


"Pero prometiste que no interferirías con mi trabajo, todavía no he terminado mi informe". Rocío se tomaba muy en serio su trabajo, de manera que estaba disgustada con la decisión de Edward, pero no lo culpaba; ella sabía que él había hecho eso porque se preocupaba por su salud, de manera que no se lo dijo enfadada sino más bien coqueteándole.

"Sí, dije que no interferiría con tu trabajo, pero eso es solo cuando te cuidas; de todos modos, puedes escribir tu informe en casa. Solo pídele a Marco que te envíe el material". Edward no quería hacerla preocupar, así que lo dijo con ese propósito. La verdad era que cuando llamó a Marco la noche anterior, él le dijo que no había necesidad de pedir permiso porque la administración superior había decidido suspenderle a Rocío todo su trabajo en la base militar. Incluso, si Edward no hubiera llamado a Marco, este lo habría llamado para comunicarle lo mismo; era solo cuestión de quién llamara primero.

Edward estaba encantado con la decisión de la administración superior, sabía que Rocío no malversaba dinero ni participaba en prácticas corruptas, por lo que no tenía miedo de la supuesta investigación que habían iniciado contra ella. De todos modos, sabrían la verdad esa noche y pagarían por la decisión equivocada que tomaron. Su esposa estaba enferma, y él esperaba desesperadamente que Rocío no tuviera que ir a trabajar; la investigación ayudó a cumplir su propósito.

Edward sabía que Rocío estaba acusada de soborno, pero no era tan simple. Además de eso, también fue acusada de ser una destroza hogares, y era por eso que este asunto era tan complicado. Rocío podría ser reprendida, bien sea siendo expulsada del ejército o siendo descendida si alguna de las dos acusaciones re

llevaba el uniforme del ejército, tenía que ser fuerte y valiente, y esa era la única manera de que los demás la respetaran.

¿Cómo pudo Edward controlarse cuando Rocío lo besó de esa manera? Edward, entonces, le devolvió el beso apasionadamente, respondiendo suavemente a sus torpes besos. Edward besaba bien, y Rocío estaba completamente perdida en sus pasiones, tanto que olvidó que solo quería coquetear con él.

"Tú pícara. Eso es lo que quieres, ¿verdad?". Edward se sintió muy indefenso al mirar el rostro alegre de Rocío; pero no se atrevió a hacerle nada más, porque tenía miedo de no poder controlarse. Después de todo, ella seguía enferma.

"Bien... Eh... Yo...", Rocío se sonrojó. Ella sabía que había despertado su deseo, así que lo más importante en ese momento era detener lo que él iba a hacer a continuación. Aunque la mano de Rocío aún estaba sobre su pecho desnudo, tenía miedo de hacer otra cosa, porque ella había sentido su intenso deseo.

"No me provoques a menos que puedas asumir las consecuencias", dijo Edward con voz ronca. Si ella no tuviera fiebre, él habría hecho lo que quería hacer y ya no tendría que controlarse más.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top