MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 322 Compórtate

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10572

Updated: 2019-06-15 05:14


"¡Bah! Rachel, tú dejaste a Samuel y te casaste con otro en ese entonces, ¿por qué crees que es su culpa ahora?", Edward se burló mientras miraba a Rachel, con el rostro lleno de desprecio y sarcasmo. Al igual que Paula, Rachel era bastante arrogante, por lo tanto, Edward se sentía obligado a ayudarla a volver a la realidad.

"Admito que fui demasiado precipitada en ese entonces, ¡pero él también me mintió! ¡Nunca hubiera elegido a otro hombre si él me hubiera dicho desde un principio que era heredero de la familia Leng!", Rachel estaba enfurecida mientras pensaba en esto. Samuel provenía de una familia adinerada, pero nunca se lo mencionó, ella siempre había pensado que él era sólo uno de los compinches de Edward. Esa fue la razón por la que lo dejó y se casó con un hombre rico de mediana edad, fue demasiado tarde cuando se enteró en las noticias de la televisión que Samuel era en realidad un príncipe azul, en lugar de un mendigo sin dinero.

"¿Quieres decir que lo que amas de Samuel es su dinero y no a él?", Rocío se sorprendió al ver lo descarada que era Rachel. ¡era tan petulante y egoísta como Paula! Ambas disfrutaban de jugar con los sentimientos de los demás, de pronto, Rocío se dio cuenta de que Rachel y Paula tenían tantas cosas en común que hasta podrían ser mejores amigas si las presentaban.

"Sra. Mu, ¿me está diciendo que hay amor puro entre usted y Edward? ¿Sin ningún tipo de interés? ¡Vamos, es lo más absurdo que he escuchado! No le creo en absoluto, ¡al final, todo se trata de dinero!", Rachel le dijo a Rocío con una sonrisa de burla, levantando las cejas con desdén, ella despreciaba a la esposa de Edward. '¡Qué perra tan blanda! ¿Sra. Mu? ¡Nunca me enteré que Edward se había casado! ¡Qué descarada es al hacerme llamarla "Sra. Mu"! ¡Y aparte tiene un hijo bastardo! ¡Qué desagradable! ¿Y me acaba de dar un sermón sobre el amor verdadero? ¡Qué mujer tan ignorante y estúpida! ¿A quién le importa el amor en estos días? ¡El dinero es lo único que importa!', dijo Rachel para sí misma.

"¿Interés? El único interés que tengo es bastante simple, yo sólo lo quiero. El dinero no es importante para mí, ya que de todos modos no necesitaré mucho, lo único que me importa es el mismo Edward", mirando fijamente a los ojos de Rachel, Rocío respondió tranquilamente mientras jugaba casualmente con su vaso. Ella no estaba enojada con aquella acusación, porque sabía que Rachel estaba equivocada, no a todas las mujeres les importaba sólo el dinero, como ella por ejemplo, Rocío amaba a Edward y quería estar con él sin importarle el aspecto económico.

Sorprendido, Edward se volvió hacia su esposa, sus ojos brillaban de emoción, Rocío nunca le había dicho esto antes y ciertamente no esperaba tener una idea de sus verdaderos sentimientos en esta conversación. Mientras tanto, Edward se sintió aún más agradecido de tenerla en su vida, nunca se había sentido más avergonzado de sí mismo hasta este momento, cuando finalmente se dio cuenta de lo puro que era el amor de su esposa por él.

"Parece que estoy siendo superficial, ¿pero sabes qué? No me importa si está casado, ¡no renunciaré a lo que me pertenece! ¡Mientras

rd había venido aquí y su visita no terminó nada bien, por eso esta vez habían decidido ser extremadamente cautelosos.

"No se preocupen por nosotros, sólo miraremos alrededor por nuestra cuenta, vuelvan a su trabajo, gracias", Edward sabía que a Rocío no le gustaba estar rodeada de demasiadas personas, por lo que les dijo a sus subordinados que los dejaran en paz.

"Sí Sr. Edward, que tenga un buen día", el gerente pensó que Rocío podría ser la esposa de Edward, pero como este no la presentó, no se atrevería a dirigirse a ella como "Sra. Mu", de forma imprudente, así que simplemente asintió con la cabeza a ella y a Julio antes de apartarse.

Edward asintió con el ceño fruncido, sus miradas inquisitivas lo incomodaban. No les dijo quién era Rocío porque guardaría la respuesta para la fiesta de esta noche, con orgullo le diría al mundo que ella era su esposa; además, sabía que a su mujer no le gustaba relacionarse con desconocidos, por lo tanto no la forzó a presentarle a nadie.

"Papi, ¿estamos de compras? ¡Pensé que íbamos al parque de diversiones!", Julio hizo un puchero mientras miraba a su padre con descontento, ¡él odiaba ir de compras con mujeres! Lo peor era que ni siquiera podía quejarse porque era su querida madre a quien iba a escoltar el día de hoy. De pronto, a Julio se le ocurrió que podría decirle a sus padres que estaba agotado y necesitaba sentarse allí para descansar un poco, pero cuando ellos se fueran, ¡él podría escaparse solito al parque de atracciones!

"¡No, no iremos! Escucharemos lo que mamá diga hoy e iremos a donde ella quiera ir, sin quejas ni pretextos", Edward leyó la mente de su hijo, sabía lo que él quería pero simplemente no se molestó en prestar atención al deseo de Julio. Edward sabía que su hijo se volvía loco cada vez que iba al parque de diversiones y que tanto él como Rocío, tendrían que correr tras Julio en caso de que se lastimara. El día se trataba de consentir a su esposa, por lo que Edward eliminó inmediatamente la propuesta de su hijo de la lista, hoy el día iba a ser dedicado a complacer a Rocío en lo que ella deseara.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top