MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 332 Hija casada, hija perdida (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5799

Updated: 2019-06-17 01:03


"No estoy enfadado. Es tu vida, y no puedo tomar decisiones por ti. Tu felicidad es lo que importa". Samuel era frío con todo el mundo, pero nunca con Natalia. No importaba cuánto daño le hicieran sus acciones, él lo soportaría estoicamente para no hacerla sentir mal.

"Samuel, ¡lo siento tanto! prometo que seré feliz". Al oír las palabras de Samuel, Natalia sonrió con satisfacción y se arrojó en sus brazos como una niña consentida, aquello hizo sentir mejor a Kevin. No quería provocar que Samuel y Natalia se separasen. No la había desposado para que aquello ocurriera, y sabía que ella no sería feliz si eso llegara a pasar.

Samuel le pellizcó suavemente su rosada mejilla, igual que siempre, pero aún miraba a Kevin inexpresivamente. Sin embargo, aunque Samuel no la culpaba por no haberle dicho nada, le era imposible aceptar que esos dos estuvieran casados, por eso aún estaba muy enfadado cuando vio al soldado.

Kevin entendía muy bien el enojo de Samuel, y ya estaba preparado para tomar aquel trago amargo que no podía evitar. Tampoco reaccionó a la descortesía de Samuel. Si él fuera Samuel, también estaría enfadado. Lo entendía totalmente y lo aceptó.

Belén le puso los ojos en blanco a su marido, creyó que era demasiado vengativo. Incluso pensando en que Kevin se casó con su hermanita menor a sus espaldas, no debería comportarse como si sufriera amargamente y abrigase un profundo odio. Además, ¿no se había casado Samuel con ella gracias a sus sucias trampas? Entonces, ¿se suponía que también ella debería ser hostil con él?

Después de ser molestado por Belén, Daniel no dijo nada más, solamente los observó. A veces el ambiente parecía tenso, pero en realidad era una familia feliz. Él sucumbió a los se

e sea, aún no me puedo comparar contigo. ¿No es cierto, tío Jonathan?" Natalia, a modo de juego, tomó el brazo de Cynthia y miró sonriendo a Jonathan. Había un atisbo de picardía en sus brillantes ojos.

"¡Jaja! parece que mi hija solo puede verte a ti y no a mí. He estado aquí todo este tiempo y mira, me ignora por completo". Manuel bromeó. Se rió con ganas, lo que le hacía totalmente diferente a Samuel. A diferencia de Manuel, Samuel era una persona muy distante. Quien no los conociera, no pensaría que eran padre e hijo.

"Papá, no te estoy ignorando. Es por cortesía que los saludo a ellos primero. No estás celoso, ¿verdad?". Tan pronto escuchó a su padre reírse de ella, lo abrazó con una dulce sonrisa en su rostro.

"Papá, mamá, están aquí. Tío Jonathan, tía Cynthia. Cuánto tiempo sin verlos. No puedo creer que se vean tan jóvenes como siempre". Samuel todavía parecía ignorar a su papá. Únicamente saludó a sus suegros y a los padres de Edward.

"¡Ah! parece que te estás volviendo más y más huraño, igual que tu tío Jonathan". A veces, Cynthia pensaba que Samuel era su hijo, de otra forma, ¿cómo podría parecerse tanto a Jonathan?

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top