MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 335 Hasta que la muerte nos separe (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5715

Updated: 2019-06-17 23:05


Dijo que amaba a Rocío, hasta que la muerte los separe. ¡Qué promesa tan sólida! Pero no era para Paula. Sus palabras fueron para otra mujer. Ella ni siquiera le importaba en absoluto. Se tocó el vientre y se preguntó qué más tenía que hacer para recuperar a ese hombre tan distinguido. Porque al parecer, ya no estaba interesado en ella. No le importaba el bebé que esperaba y mucho menos había reconocido que era suyo.

'Edward, ¿por qué me lastimas así? De hecho, no quiero mucho de ti. No imaginé que realmente me amarías. Solo quiero seguir quedándome contigo. Pero le das todo tu corazón a otra mujer. Ni siquiera respondes a mi súplica. Amas a Rocío con toda tu alma. Pero ¿alguna vez has pensado en mí por un segundo?', el corazón de Paula lloraba.

Entre los invitados, otra persona que tuvo la misma reacción que Paula fue Hank. A él también se le puso la cara pálida. Nunca había imaginado que Rocío era la esposa del CEO del FX International Group. Por lo tanto, la carta que había conseguido enviar a los líderes era una falsa acusación. Al pensar en eso, perdió la calma. Porque si se enteraran de que él fue la persona que la envió, se enfrentaría a una pérdida de rango o, lo que podía ser peor, a ser expulsado del ejército. En verdad estaría condenado por culpa de los trucos de Paula. Ella le dijo que estaba casada con Edward, pero era una mentira total, pensó Hank. ¿Pero no era demasiado tarde para darse cuenta de eso? Porque el malentendido y el error ya estaban cometidos.

Ahora, finalmente había entendido por qué Rocío conducía ese lujoso coche a la base militar sin ningún temor de que fuera confundido con un soborno. Porque con la riqueza del FX International Group, a nadie le

"Sr. Mu, es usted muy modesto. Somos nosotros quienes debemos agradecer su generoso financiación". La voz alta y clara del General coincidía con su comportamiento como soldado. Era la primera vez que se conocían en persona, por lo que actuó muy cortés. No se atrevió a subestimar a Edward, quien le sonrió de oreja a oreja, porque sabía que, a pesar de que le sonreía, podría tener puño de hierro en guante de seda. Así que sintió la necesidad de ser cauteloso al tratar con él.

"Cada ciudadano tiene la responsabilidad de apoyar a los militares del país. Solo hice lo que debía y que estuviera dentro de mis capacidades. No sea tan cortés. ¡Propongo un brindis por nuestra buena relación!", dijo Edward mientras tomaba la copa de vino que traía el camarero. Sabía cómo comportarse adecuadamente. No era ni muy hospitalario, ni muy indiferente con ellos. Mejor, mantuvo su comportamiento lleno de gracia todo el tiempo. Al ser un hombre de negocios, nunca actuaba por impulso sin la debida consideración. Así que, esta vez usó su inteligencia y sabiduría para tratar con este grupo de personas seriamente. Era para lo que era bueno.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top