MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 344 Relación ambigua (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6557

Updated: 2019-06-19 00:12


"Llegaste tarde, no trates de ocultarlo. Entraste después de mí". Edward levantó las cejas y miró a Pol con una sonrisa astuta. Pol se veía bien hoy, a pesar de que Edward le había golpeado en los ojos, pero ya no quedaban rastros de moretón. Parecía que su ungüento había resultado muy eficaz. Su capacidad para curar las heridas era sorprendente.

"Todo fue por tu culpa. ¿No recuerdas lo que me hiciste anoche? Y aun así, tienes el descaro de culparme por llegar tarde". Pol miró a Edward indignado. Si Edward no le hubiera pedido que vigilara a Rocío toda la noche, no habría tenido que trabajar temprano por la mañana en la planificación de una cirugía bastante delicada. La cirugía se retrasó durante varias horas, debido a la llamada de Edward y por eso llegó tarde a la fiesta.

"Anoche, ¡vaya! Al parecer ayer sucedió algo bastante interesante. ¿Y ustedes dos se encontraban juntos? Tus palabras son algo confusas, y eso puede desatar la imaginación". Daniel comenzó a chismorrear en cuanto notó el peculiar comportamiento de Edward y Pol. Parecía no recordar que Samuel lo había salpicado por todas partes hacía unos instantes.

"¡Sí! ¿Quieres saber lo que hicimos ayer? ¿te sientes intrigado?", Edward, burlándose discretamente, entrecerró los ojos para mirar a Daniel cautelosamente.

"Emm... Bien... No exactamente. Paso". Daniel dejó su curiosidad a un lado cuando vio la sonrisa traviesa de Edward. Sabía que cada vez que Edward hacía esa expresión, alguien sufriría. Y no era tan estúpido como para meterse en problemas.

"Edward, dinos. ¿Qué hicieron ayer? ¡Su relación parece algo sospechosa!". Que Daniel no se atreviera a encrespar a Edward, no significaba que Natalia también tuviera miedo. Por lo tanto, cuando Daniel dejó de molestar a Edward, Natalia comenzó a cuestionarle con curiosidad.

Edward frunció los labios. Maldita sea, ¿por qué había olvidado que la curiosa de Natalia también se encontraba ahí?

"Natalia, ¿en qué mo

tá bien Daniel?", Samuel miró la afligida y angustiada cara de Daniel y preguntó preocupado. Aunque a ambos les gustaba reírse de las debilidades del otro, esto no significaba que disfrutaran con la desgracia del otro. Esta era su manera de mostrarse respeto. Constantemente ponían el dedo en la llaga para así atenuar un poco ese insoportable dolor.

"Déjalo solo. Estará mejor después de un rato. Pero me pregunto qué pasa con Nina. Ella amaba a Daniel. ¿Por qué se escaparía sin decir nada? ¡Ah! ¡Las mujeres son extrañas! Es tan difícil entenderlas. Como dice el dicho, el corazón de una mujer es como una aguja en el fondo del océano". Edward negó con la cabeza sin siquiera moverse, sus ojos estaban puestos en Rocío, que estaba parada junto a Belén. Su mirada brilló inesperadamente con ternura y alegría.

A Kevin le gustó cómo se llevaban en el grupo los unos con los otros. Siempre se burlaban entre ellos, pero también se preocupaban por sus sentimientos. Kevin se conmovió por su amistad. Al mismo tiempo, se sentía triste, porque pensaba que era un largo camino para que lograra entrar en ese mundo. No se trataba de la diferencia de niveles, sino de su forma de ser. Su amistad no se construyó en un solo día, la confianza y el amor que compartieron fue el resultado de muchos años juntos.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top