MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 347 Otra vez tú

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 9282

Updated: 2019-06-19 18:02


Cuando Brian iba saliendo del hotel, escucho un grito que provenía de la ceremonia. Paula se subió rápidamente el vestido y miró furiosa a Julio quien fue el causante del incidente.

"¡Pequeño demonio, otra vez tú! ¿Qué te he hecho? ¿Por qué siempre que te veo me pasa algo?". Meses atrás, también le había hecho una broma en la residencia de los Leng. Y hoy lo volvió a hacer. En esa ocasión, Edward se sentó a su lado y pudo actuar como niña mimada delante de él, pero hoy nadie podía ayudarla, lo que hizo que se entristeciera.

"Señora, lo siento. No quise pisar el borde de tu vestido. Fue un accidente". Julio fingió sonar sincero, pero en realidad estaba extremadamente feliz. 'Vaca estúpida, lo que se hace, se devuelve. Intimidaste a mi mamá, así que mereces esto. No soy un niño que anda jugando todo el tiempo. Vigilo a la gente alrededor de mamá. Incluso me he hecho amigo de mi tío Brian', pensó. Julio y Brian acordaron mantener su amistad en secreto. Ni siquiera Rocío podía saberlo.

"¡Tú, pequeño mocoso! Todavía estás dando excusas para defenderte. ¡Te arrancaré la boca!". Paula estaba avergonzada después de los sucedido. Pero Julio lo dijo en voz alta y delante de todos, como si quisiera que todos se percatarán de lo que hizo. En cuestión de segundos todos estaban observando la escena. Ella sabía que Julio había pisado su vestido deliberadamente para hacer que se le cayera. Afortunadamente, actuó lo suficientemente rápido como para subírselo. Pero habían algunos que aún observaban la embarazosa situación.

Paula odiaba con todo su ser a Julio. Si no hubiese sido por él, Edward no habría descuidado al bebé que llevaba. Y tampoco la habría abandonado. Pensaba que si el bastardo de Julio desaparecía Edward la amaría de nuevo.

De repente se escuchó una voz muy seria decir "¿Arrancarle la boca? Inténtalo si puedes". Jonathan alzó las cejas de manera sombría como un demonio salido del infierno. Ignoró a Paula y miró con pena a Julio que estaba actuando inocente.

"¡No es de tu incumbencia!", respondió Paula en un tono grosero. No conocía a Jonathan. Ya que cuando estaba con Edward, Jonathan y Cynthia todavía seguían en el extranjero de vacaciones.

"Abuelo, no lo hice a propósito. Su vestido es demasiado largo. Lo pisé por accidente". Paula se sorprendió al escuchar al niño decir "abuelo". Sí había notado a ese hombre quien se veía solemne y digno como un rey, pero como estaba únicamente pensando en Edward, no le había prestado mucha atención a Jonathan. Al advertir que él era padre de Edward, estaba demasiado desconcertada para reaccionar a sus palabras.

"Muy bien, vámonos a casa". Jonathan era egocéntrico. Y no le importaba lo que otros pensaran de él, excepto Cynthia. Así que ni siquiera se tomó la molestia de lanzar

ar con el alto mando del ejército. ¿Qué estaba tratando de hacer en secreto? No estaba al tanto de nada de lo que estaba sucediendo.

Y estaba tratando de averiguar quién la había denunciado en la base militar. Desde el comienzo pensó que fue Paula, porque era quien la odiaba más, pero no tenía pruebas sólidas. Sin pruebas que pudiesen confirmarlo, no podía acusarla. Esta era una sociedad que daba más valor a la evidencia sobre cualquier otra cosa. Se sentía confundida. ¿Quién más podría ser? No se le ocurría otra persona que le guardara tanto rencor, excepto Paula.

En la fiesta de la ceremonia, no recibió ninguna buena noticia del Comandante del Ejército. Parecía que pasaría algún tiempo antes de que la reincorporaran. No le importaba. Lo consideraría como unas largas vacaciones. Sin embargo, tenía que terminar el informe del ejercicio militar tan pronto como fuera posible, ya que al ser la comandante de la fuerza roja, era la persona más adecuada para hacerlo.

Había perdido toda esperanza en Leo. se había esfumado todas sus expectativas puestas en él de ahora en adelante. Con un triste movimiento de sus labios, de repente se dio cuenta de lo patética que era. Era un hecho que Clara no era la hija biológica de él. ¿Por qué los trató tan diferente? ¿Realmente la odiaba tanto? Se preguntaba por qué.

No era intolerante. Pero se impactó cuando vio a Paula abrazando a Edward. Se puso celosa, como cualquier otra mujer lo habría hecho. Recordó los dulces días que habían pasado juntos. Le dolía el corazón por todo aquello. Pesaba que mientras lo amara, sería capaz de tolerar cualquier cosa de su pasado. Ahora parecía que estaba equivocada. Cuanto más lo amaba, más le importaban los pequeños detalles. Poco a poco, fue perdiendo la confianza en sí misma y se preocupaba demasiado. Se tomó en serio las palabras de Paula.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top