MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 350 Puedo desvestirme yo sola (Tercera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7602

Updated: 2019-06-20 00:12


"Adelante. No voy a espiar; pero, ¿crees que hay alguna parte de tu cuerpo que no haya visto todavía?". Aunque Edward seguía coqueteando con ella, se dio la vuelta como Rocío se lo pidió. Sabía que era tímida. Si él la presionaba demasiado, ella realmente se enojaría con él, y Edward no planeaba desperdiciar su noche discutiendo. Decidió que era mejor que diera un paso atrás ahora mismo, para poder dar un paso adelante después de que ella terminara de ducharse.

Rocío obviamente no le creía. Se envolvió con una sábana y corrió apresuradamente hacia el baño. Edward estalló en risitas mientras escuchaba sus pasos apresurados. '¿Acababa de decir que no necesitaba mi ayuda? ¿No se dio cuenta de que no había llevado su pijama?'. Edward sonrió mientras miraba la puerta cerrada, 'Ahora, solo tendremos que esperar'.

Despreocupadamente agarró una toalla para secarse el cabello mojado, y luego la tiró al suelo. Cuando estaba a punto de volverse, de repente, Edward recordó lo que le había prometido a Rocío. Se quedó mirando la toalla por un rato y suspiró. La recogió y la colocó en el respaldo de una silla que estaba cerca. Rocío era una soldado; a ella le gustaba ver las cosas en orden, y traía sus hábitos a su vida diaria.

Edward se dio la vuelta y vio el hermoso y sexy vestido que llevó puesto Rocío esa noche. ¡Todavía podía recordar cómo los otros hombres babeaban por su esposa! Estaba tan celoso que realmente quería envolver a Rocío con su chaqueta para evitar las lujuriosas miradas de otros hombres. Luego pensó que el propósito de la fiesta era dar a conocer al mundo entero lo hermosa y brillante que era su esposa. No importaba lo celoso que se pusiera, tenía que guardárselo para sí mismo por el momento.

Rocío era definitivamente el centro de todo el evento, era el diamante más brillante de la corona que superaba a todas las mujeres que habían asistido. Ella era impresionante; era la esposa de Edward, ¡y una coronel! Edward creía que ella estaría en los titulares al día siguiente. Todos los periódicos y medios de comunicación se morirían por escribir reportajes sobre ella. Todos sabrían quién era ella para entonces. Edward inicialmente quiso patrocinar la base del ejército para respaldarla; pero como algunas personas no sabían que era

ío. Se preguntó cuán sexy se debía ver detrás de la puerta, donde Rocío solo llevaba una toalla de baño, ¡o incluso estaba desnuda! Sus curvas eran más atractivas a medida que empujaba con fuerza y trataba de cerrar la puerta.

"Cariño, solo aléjate y pásame mi pijama, ¿quieres?". Rocío se rindió por las malas y trató de hacerse la graciosa. Funcionaba cada vez que llamaba a Edward 'cariño' en voz baja. ¿Cedería Edward esta vez? ¡Absolutamente no! Se enojó cuando Rocío llamó tan cariñosamente a otro hombre en la fiesta, a pesar de que ese hombre era su hermano menor. Rocío generalmente llamaba a Edward por su nombre completo, y solo se dirigía a él como 'cariño' cuando necesitaba algo. Edward no se rendiría fácilmente esta vez.

"Recuerda, dijiste que no necesitabas mi ayuda. ¿Ya te olvidaste? No puedo dejar de preguntarme si estuviste lavando tu cuerpo o tu memoria durante la última media hora", respondió Edward lentamente con una sonrisa de satisfacción, como si no tuviera intención de llevarle el pijama. ¡Rocío, por otro lado, estaba ansiosa por morir! Ella no llevaba nada puesto y no quería que Edward la viera así. Mientras tanto, ella temía que Edward la pillara desprevenida y entrara sin avisar. No tuvo más remedio que presionar contra la puerta, pero no pudo empujarla con demasiada fuerza porque podría lastimar los pies de Edward. Mirando al culpable que la había puesto en una situación tan desagradable, Rocío encontró su sonrisa realmente molesta y se moría de ganas por patearlo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top