MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 366 Cambió mucho por ti.

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7588

Updated: 2019-06-24 23:06


"Pero siento que estoy siendo cruel al hacerte hablar del pasado. No quiero verte triste, o mi corazón también dolerá".

Dijo Rocío cariñosamente. En este momento, ya no era la mujer tímida. Extendió sus delicadas manos para sobar las cejas de su esposo. Se entristecía al ver a Edward gimiendo, porque eso significaba que estaba preocupado por algo.

"No estoy triste, solo resignado, pero estoy bien". Suspiró al sentir que las manos de su esposa temblaban. Aunque parecía distante, pudo ver que estaba repleta de amor, y todo por él. Lo consideraba una bendición. Estaba dispuesto a pasar por cualquier cosa con ella.

"De acuerdo, si te sientes triste, puedes dejar de hablar en cualquier momento. Aunque quisiera saber todo sobre ti, no quiero que te enojes, así que no te preocupes por mí". A Rocío le dolía verlo porque estaba familiarizada con los sentimientos de ser ignorada por los miembros de la familia, pues era la historia de su vida. Ella lo entendía perfectamente.

"Tal vez no me creas, pero mi padre nunca me ha abrazado ni una sola vez desde mi niñez. No tengo idea de cómo se siente ser mimado por un padre. Al principio envidiaba a aquellas personas que tenían una familia feliz, luego empecé a odiarlos. Estaba resentido. Una vez me llené de esos malos sentimientos debido a mi propia familia. Aunque mi madre me quiere, nunca seré tan importante como lo es mi padre para ella. Así que cuando me enviaron al extranjero a vivir solo, no me sentí triste sino aliviado".

Edward todavía recordaba lo emocionado que había estado ese día. Se preguntaba si se convertiría en la única preocupación de sus padres después de separarse de ellos. Trabajó duro porque esperaba convertirse en la mejor persona que podía ser para que su padre lo quisiera. Sin embargo, después de llevarse una decepción tras otra, finalmente lo supo. Descubrió que por mucho que lo intentara, siempre sería invisible ante su rica familia. Estaba destinado a ser ignorado por sus padres.

Con el paso de los días, eso dejó de importarle, dejó de anhelar el amor y la atención porque se dio cuenta de que nunca los conseguiría. Todo su esfuerzo sería en vano, no tenía sentido seguir perdiendo el tiempo.

"Entonces me prometí que si no podía ser un padre responsable, no

una batalla. Estilo típico militar. ¡Qué oficial tan dedicada era!

"Sí, fui un bruto contigo. Cometí un error, pero en los últimos tres meses, he cambiado mucho gracias a ti. Por primera vez esperé a una mujer; por primera vez me sentí débil en una relación, y dejé que una mujer besara mis labios; por primera vez sé lo maravilloso que es amar a alguien; y por primera vez sé que puedo dejar mi orgullo por alguien".

Si todas estas cosas eran el castigo por su crueldad con su esposa, estaba dispuesto a tomarlo, porque se las debía. Y porque era para Rocío, la mujer a la que se dedicaría por el resto de su vida.

"¿Es todo esto cierto? ¿Soy esa mujer especial?", preguntó Rocío mientras miraba a Edward con una sonrisa encantadora y apasionada. Se sorprendió al ver lo maravillosa que era en este momento. Esa sonrisa de Rocío era como una brisa que acariciaba sus mejillas y suavizaba su corazón, iluminando su vida. Estaba grabado en su corazón para que pudiera recordarlo incluso después de mucho, mucho tiempo.

"¿Quién ha dicho que eres tú? Coronel, te tienes mucha confianza" Edward la molestó. Rara vez era tierna como hoy. Normalmente, era fría e indiferente.

"¿No lo soy? ¿Ni aún cuando estoy haciendo esto?", y lo besó en los labios antes de terminar su oración. Él había dicho que ninguna otra mujer había besado sus labios, excepto ella, lo que la emocionaba. Se alegró de que le hubiera dicho la verdad. Esos labios nunca habían sido tocados por ninguna otra mujer. Eran solo de ella.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top