MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 374 Una dama con actitud (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5983

Updated: 2019-06-26 11:21


Natalia se sonrojó y sintió vergüenza al observar a Kevin. Sintió muchas ganas de retirar su pie. Kevin era el segundo hombre que sostenía ese pie así de cerca. El primero fue el Sr. Frío. Esa situación la había hecho sentir un poco incómoda.

"No te muevas. Ya está morado y todo. También te aplicaré algo, será un poco doloroso. ¿Lo podrás soportarlo?". Kevin frunció el ceño, mirando la herida del empeine y pensó, 'Ay, tanto la mano y el pie están bastante quemados. También se ve muy doloroso. ¿Cómo es que tuvo tan mala suerte?'.

"¡Sí!", Natalia dijo y asintió con la cabeza. Sin embargo, no estaba segura de eso, porque no sabía exactamente lo que significaba "doloroso". ¿Cuán doloroso? Le logró decir que sí, a pesar de sentirse preocupada.

"Relájate. Solo será unos cuantos segundos". Sintiendo lo rígida que estaba Natalia, Kevin la tomó más delicadamente, esperando así no lastimar más su tobillo.

"¡Ah! ¡Duele!". Kevin puso unas gotas del medicamento en sus manos, pero cuando comenzó a frotarlo en su empeine, Natalia gritó fuertemente. Era obvio que sentía mucho dolor y estalló en un mar de lágrimas, las había intentado contener durante mucho tiempo.

"¿Te duele mucho? Por favor no llores. Intentaré hacerlo con más suavidad. ¿Podemos continuar?". Kevin no pudo evitar sentirse preocupado al ver el rostro de Natalia empapado de lágrimas. Pero pensó que si no lo hacía en este momento, ella sufriría aún más dolor en el futuro. Así que decidió hacerlo, aunque no le gustara su reacción.

Natalia asintió automáticamente después de escuchar esas palabras dulces y tranquilizadoras, aunque se mostró un poco renuente. Al mismo tiempo se sentía algo avergonzada, ya que ni siquiera podía soportar el dolor.

Con su permiso, esta vez Kevin lo hizo con más delicade

te quisquillosa. Había buenas razones por las que debió aprender a cocinar. La monotonía era una de ellas, pero la principal razón era su muy particular respeto a la comida. Como se encontraba en el extranjero, su menú era limitado. Ya no podía soportar la comida de estilo occidental, así que tomó medidas para enseñarse a sí misma cómo cocinar los platos que le gustaban.

"¡Aquí viene la comida! Pruébalo. A ver si está bueno", dijo Kevin. Sirvió toda la comida que cocinó y miró a Natalia con expectación. No se consideraba un chef gourmet, pero pensaba que no era tan malo cocinando. Había vencido a todos los otros cocineros en la comunidad de la familia militar. Se podía decir que estaba en el rango superior, a excepción de Rocío, quien era realmente mejor que él.

"¡Um! Lucen bien. Tienen buena apariencia. No sé cómo será su sabor". Natalia tomó los palillos, recogió el ala de pollo guisada con jengibre y coca-cola más cercana, se la puso en la boca y la masticó lentamente. Sabía tan tierna y suave que Natalia le dio un pulgar arriba en señal de aprobación. Su habilidad para cocinar era, sin duda, muy buena. Esto sabía tan bien, debía ser un experto o algo por el estilo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top