MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 384 Una de las personas más preciadas en su corazón (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6580

Updated: 2019-06-28 20:50


El último en salir del lugar fue Julio. ¡En verdad quería terminar aquella tarta! Para su mala suerte, él apenas había comenzado a disfrutarla. ¿No podía primero terminar su postre? Sin embargo, todo el mundo estaba tan ocupado yéndose que no prestaron atención a su negativa. En pocos minutos, ya habían salido del Mundo Sexy.

"Brian puedes ir a casa. Nosotros iremos a visitar a un amigo". Rocío se detuvo para explicarle a su hermano.

"Entiendo hermana. Cuídense mucho". Brian le tendió la mano a Rocío, la abrazó y dejó un cariñoso beso en su frente. Edward se dio la vuelta y los atrapó en aquel íntimo momento. Se enojó y enarcó sus cejas. Él pensó que Brian haría enfurecer a Samuel. Lo que no se imaginó fue que el telón caería antes de que el drama pudiese comenzar. Al final, él fue el único que se molestó.

"Bueno. Has bebido un poco hace un momento. Debes ser cuidadoso y conducir despacio". Rocío arreglaba los pliegues de la ropa de su hermano. A pesar de que era una acción ordinaria, se veía demasiado íntima y eso hizo que los celos de Edward crecieran. Su auto aceleró de manera violenta por la carretera. No quiso dirigirle la palabra a su esposa durante el viaje. Él no quiso mostrar su descontento y permaneció en absoluto silencio.

Con la suave brisa que soplaba en la ciudad S, las estrellas que aparecían en el cielo brillaban mucho más. Rocío estuvo mirando por la ventana durante el recorrido, veía las luces de la calle que pasaban en un instante. Ella también sentía esa curiosidad de cómo Natalia se había quemado mientras Kevin estaba en casa. A pesar de que algunos soldados no eran precavidos, él era muy diferente. En público, actuaba de manera elegante como si fuera alguien nacido de la nobleza. Si bien otros perdían la calma durante el entrenamiento, Kevin siempre se veía enérgico y dinámico. Algunos oficiales y soldados lo admiraban mucho. Era probable que lo atribuyeran a su origen familiar. De lo contrario, ¿podría alg

dico. Por ello, aunque no estaban dispuestos a irse, salieron de en medio y le dieron el espacio necesario a Pol. Pues la herida podría empeorar si Natalia no recibía tratamiento adecuado.

"Muéstrame tu mano, Natalia". Pol se sentó a su lado. Sacó toda la medicina para quemaduras que tenía y la puso en un lugar accesible.

"¿Ahora? ¿En serio?". Natalia veía a todos con duda. No creía que su lesión fuese tan grave, pero Kevin insistió en llevarla al hospital. Como no quería hacerlo, decidió llamar a Pol. Pero ella no esperaba que todo el mundo apareciera. ¿Cómo podía imaginar algo como esto? Si lo hubiera sabido, habría ido al hospital y soportado el olor a desinfectante, en lugar de llamar a Pol.

"¡Sí! Déjame revisar, para saber qué puedo usar". Él la miró con severidad, tratando de ver la mano que aún seguía escondida. Frunció el ceño levemente. Si su suposición era correcta, aquella lesión no era leve en lo absoluto. O ella no dudaría en frente de todos.

Kevin fue el último en entrar, por lo que se quedó lejos de la multitud. Al observar la preocupación de todos, se dio cuenta por primera vez de lo importante que Natalia era para ellos Ahora bien, él también se veía muy preocupado por eso. Apenas podía imaginar cómo ellos reaccionarían al ver las ampollas en la mano de la joven.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top