MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 390 Arrójenlo a la piscina de cocodrilos

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10448

Updated: 2019-06-30 01:35


Como una oficial militar calificada, a Rocío le gustaba juegos para mejorar su pensamiento estratégico. Estaba en ese momento ensamblando y desarmando armas rápidamente. Antes de que Edward entrara en el estudio, escuchó los sonidos y supo lo que ella estaba haciendo.

"¿A qué estás jugando?". Edward apoyó la cabeza en el hombro de Rocío por detrás y miró las armas de alta gama en la pantalla.

"Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que practiqué. Quiero ver si estoy lenta. ¿Por qué no te secas el pelo?". Rocío frunció el ceño cuando el pelo mojado de Edward le tocó la cara. Luego dejó el juego a un lado, tomó una toalla limpia que estaba a su lado y se levantó.

"¿Cuál es el resultado?". Cuando Rocío se puso de pie, Edward se sentó obedientemente. Había sido una rutina últimamente, y Edward se había acostumbrado a ello. De hecho, no se había secado el cabello a propósito porque le gustaba ver el amor ardiente e involuntario de Rocío por él. Al hacer esto, él sabía lo importante que era para ella.

"No satisfactorio. No soy lo suficientemente rápida". Rocío secó cuidadosamente el cabello negro de Edward con la toalla suave. A Edward no le gustaba secarse el pelo. No le importaban las gotas de agua, por lo que Rocío habitualmente preparaba algunas toallas limpias en el estudio para necesidades inesperadas.

"No te fuerces. Hace que me duela el corazón". Edward puso a Rocío en su regazo y le besó los labios. Entrelazó sus manos alrededor de su cintura.

"¿De verdad?", Rocío acarició el hermoso rostro de su esposo. Al principio, los abrazos de Edward la asustaban, pero ahora se había acostumbrado bastante y no creía que hubiera nada malo en ello.

"Sí, lo digo en serio. Así que no me hagas preocupar". Edward la miró directamente a los ojos, temía que cuestionara sus palabras.

"Está bien. Prometo que siempre tendré en cuenta tus sentimientos". Rocío sabía que las palabras de Edward tenían muchos significados, pero no importaba lo que él dijera, ella lo pondría en primer lugar. A lo largo de los años, había estado preparada, sabiendo que volvería a encontrarse con este hombre. Incluso había vivido solo para él, pues su profundo amor por este hombre le permitió seguir viviendo.

"Cariño, gracias". Edward apoyó su cabeza contra el pecho de Rocío para sentir sus fuertes latidos. Era la simple felicidad que siempre había buscado. Incluso algo tan pequeño como esto podría deleitarlo.

"¿Por qué?", Rocío acarició el suave cabello de Edward. A ella le gustaba quedarse a su lado. En ese momento, sentía que su vida tenía sentido.

"Por todo". Edward se había preguntado alguna vez dónde podría encontrar otra mujer a quien amar si Rocío no aparecía, y pensó que ella nunca habría entrado en su vida si no hubiera sido por Julio. Afortunadamente las cosas sucedieron como él quería. Ahora ella se había convertido en parte de su vida.

La noche era un puerto cálido donde los amantes expresaron sus afectos. También fue testigo de varios crímenes.

"Jefe, es él". Estaba oscuro en la habitación, pero Lucas podía ver claramente al hombre arrodillado en el suelo. En sus c

. Antes de que este hombre tenga pruebas sólidas contra mí, debo mantener la boca cerrada'.

"Bien. ¿No sabes nada al respecto? Te he dicho lo que pasaría. Chicos, cuélguenlo sobre la piscina de cocodrilos. Veamos cuánto tiempo puede soportar". Lucas pensó: '¿Crees que no te mataré antes de obtener las pruebas? Bien, hagamos algo divertido. No te daré de comer a los cocodrilos. En vez de eso, te colgaré sobre la piscina. Viendo a cientos de cocodrilos hambrientos abrir sus bocas en la piscina, te rendirás por miedo'.

"Jefe, ¿lo dice en serio?", titubeó un subordinado. No sabía si Lucas realmente lo decía en serio o solo quería intimidar al tipo. No importa lo audaz que fuera Paul Du, se volvería loco si realmente lo colgaba sobre la piscina. Algún cocodrilo feroz y hambriento podría saltar y darle un mordisco.

"¿Qué sucede contigo? ¿He dudado acaso? ¡Cuélguenlo! Bájenlo cuando esté listo para decirme la verdad". Lucas ordenó y pensó: '¡Ja! Nadie puede engañarme tan fácilmente. Nunca soy amable con nadie'.

"Entendido. Lo haremos ahora mismo". Los gritos y las maldiciones se desvanecieron cuando Paul Du fue arrastrado. Lucas puso su pistola en su funda y se mofó. 'Paul Du, tendrás una vista panorámica de la piscina esta noche. Tal vez cuentes los dientes de los animales para pasar el tiempo', pensó Lucas.

"Tengan cuidado. Asegúrense de que los cocodrilos no se lo traguen antes de obtener las pruebas". Lucas dio una orden al resto de sus hombres. No le preocupaba la muerte de un traidor como Paul, pero no quería volver a encontrarse en un callejón sin salida. No podía causarle problemas a Rocío, o sufriría.

"No hay problema. Jefe, no lo defraudaremos". Todos fueron cautelosos. En el pasado, no les importaban estas cosas en absoluto, pero después de conocer la identidad de Rocío, tenían que seguir estrictamente las reglas. Como Edward ordenó, tenían que dar prioridad a los intereses de la señora Mu. No podían dejar que otros tuvieran nada en contra de ella. De lo contrario, las consecuencias serían demasiado terribles para contemplarlas.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top