MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 394 Una taza de té (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6301

Updated: 2019-07-01 11:04


Edward miró fijamente a Rocío, se le llenó el corazón de felicidad mientras la observaba. Le gustaba que estuviera a la vista de él, y se sintió culpable cuando pensó en los años que no había pasado con ella. Se sentía mal por sus años pródigos, pero también sabía que no importaba el remordimiento que sintiera, eso nunca lo llevaría al momento en que se conocieron. Sólo podía darle todo de él en los días venideros, para que su corazón no fuera engullido por un amargo arrepentimiento.

La miró profundamente otra vez antes de recoger la gruesa pila de documentos que tenía sobre su escritorio, y tan pronto como vio la cantidad de trabajo que tenía por hacer, se sumergió en su propio mundo.

El tiempo pasó tranquilamente. Rocío observaba con cariño la cara seria de Edward mientras trabajaba, y con una mano en la barbilla, una leve sonrisa apareció en sus labios.

Edward definitivamente era un hombre guapo desde todos los ángulos que se lo mirara. Especialmente en ese momento, la mirada concentrada en su rostro mientras miraba los documentos muy atentamente le dio más encanto.

Rocío se dio cuenta de lo cierto atractivo que era cuando un hombre trabajaba. Al verlo tan concentrado en un documento y mirar a la pantalla de la computadora, Rocío se fascinó y se le derritió el corazón.

Miró su reloj y frunció el ceño, luego, se puso de pie con decisión y se dio la vuelta.

"¿Qué pasa? ¿Estás aburrida?", preguntó Edward y levantó la cabeza. Le había prestado atención de forma discreta todo el tiempo, por lo que captó incluso hasta su más mínimo movimiento.

"No, no estoy aburrida. Te voy a hacer una taza de café", respondió Rocío y se giró. ¿No estaba ocupado leyendo los documentos? ¿Cómo hacía para notar todo?

"Oh, gracias. Espresso y sin azúcar". Edward no esperaba tanto trabajo. Cuando comenzó, tenía la intención de terminarlo rápido y pasar un tie

a de que FX International Group era una gran empresa. No debería haber preguntado si tenían té, se sonrojó por su pregunta tonta.

"Con gusto, señora Mu. Por aquí, por favor". La sonrisa de Ana no era desdeñosa, no quería burlarse de Rocío. En su lugar, le pareció buena la pregunta. Como oficial de alto rango en el ejército, todavía podía hacer el ridículo.

La técnica de elaboración de té de Rocío era muy buena y conocida en el ejército. Cuando Ana la vio, no pudo evitar admirarla.

"¿Ha estudiado la ceremonia del té, señora Mu?". Por lo general, cuando un invitado pedía una taza de té, Ana y las otras secretarias siempre lo hacían a la ligera, nunca pensó que la elaboración pudiera ser tan complicada.

"No, no lo estudié. Aprendí a hacer té al observar a otras personas hacerlo", dijo Rocío sonriéndole a Ana. Su rostro serio se suavizó por la sonrisa.

"¡Usted tiene mucho talento, señora Mu! Si no supiera que es una soldado, pensaría que es una maestra del té".

Las palabras de Ana no eran exageraciones de adulación, sino pura admiración. En su opinión, los soldados eran todos íntegros, brutales y salvajes. Pensó que incluso a las mujeres soldados les interesaba poco el arte de la vida, pero Rocío había roto su estereotipo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top