MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 395 Una taza de té (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5451

Updated: 2019-07-01 21:28


"Me estás halagando, señorita Ana. No sé mucho sobre la ceremonia del té. Solo he aprendido un poco sobre el proceso de elaboración, no he dominado la esencia de su preparación. Toma, prueba un poco". Rocío sirvió cuidadosamente el té en una taza pequeña y le ofreció una taza de té aromático a Ana.

"Gracias, señora Mu". Ana no rechazó la amabilidad de Rocío. Así que tomó la taza y sorbió un poco. El sabor dulce y aromático se quedó en su boca.

Ana no pudo evitar saborear con admiración.

"¿A qué sabe? Dicen que el sabor quedará en tu boca por mucho tiempo". Rocío la miró con una sonrisa en su rostro, mientras preparaba otra taza para Edward. No olvidó que había ido allí a preparar té para su marido.

"En efecto, ¡qué maravilloso sabor! Es tan increíble. Aunque usamos las mismas hojas de té, el suyo tiene un sabor completamente diferente al nuestro". Como secretaria de una empresa multinacional, Ana tenía algunos conocimientos en casi todos los campos. Pero como a su jefe no le gustaba beber té, sabía muy poco sobre la preparación de esta bebida.

"El sabor está influenciado por el proceso y el equipo utilizado en su elaboración. Por supuesto, la temperatura del agua también es muy importante. Tengo que irme ahora, pero puedo enseñarte a preparar té cuando esté libre otro día. Entonces puedes servirle a Edward un poco de té". Rocío recogió la bandeja con el té, y salió de la sala con satisfacción. Sonrió alegremente mientras se alejaba. La brillante sonrisa en su rostro era tan diferente de su habitual expresión de indiferencia, que Ana casi dudaba de lo que sus ojos veían. Pero ella no se atrevía

exigencias en una posición diferente". Cuanto más tiempo pasaba con ella, más disfrutaba coqueteando. ¿Quién hubiera pensado que una oficial tan dominante podría ser tan tímida en privado?

"Es suficiente. A trabajar. ¿Realmente quieres hacer horas extras? Veo que aún tienes tiempo para burlarte de mí". Rocío bajó su cabeza. Su tono frío volvió cuando miró hacia el escritorio.

"¿Horas extras? Eso está fuera de discusión. No olvides que soy el jefe de esta empresa. Soy el que decide quién se queda por horas extras y quién no". A pesar de sus palabras, Edward recogió los archivos en el escritorio y continuó leyendo los documentos. No tenía el valor de hacer que ella lo acompañara por más tiempo.

Rocío rellenó su taza con té y la puso en un lugar accesible para él, luego se dio la vuelta y colocó la bandeja sobre la mesa de café. Se sentó en el sofá, recogió con elegancia la revista que no había terminado de leer y reanudó su lectura. Debido a que muchos informes financieros se centraban en Edward, ella quería saber lo que decían los diferentes artículos sobre él.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top