MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 401 Vehículos sospechosos.

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10288

Updated: 2019-07-03 22:33


¡Cien millones!, si un millón ya era una gran suma de dinero para Rocío, solo era una fracción para Edward. Con una elegante firma de su pluma dorada en el cheque, 'Las lágrimas de sangre de una bella mujer' ahora pertenecía a Rocío.

Cuando sus delgados dedos acariciaron los pulsantes cristales del collar, sintió el calor de su madre, y cuando las yemas de sus dedos tocaron la piedra en forma de lágrima, se sintió sofocada.

En su memoria, su madre era una mujer hermosa y apacible con un delicado comportamiento clásico que pocas mujeres modernas poseían, todo el mundo la seguía con la mirada por su sorprendente elegancia. Su corazón temblaba mientra tocaba la brillante piedra, sentía que así tocaba las lágrimas y la sangre de su madre.

"¿Qué pasa?". Al ver el melancólico rostro de Rocío, Edward frunció el ceño y se preguntaba qué desencadenaba sus emociones.

"Este collar solía pertenecer a una familia real en la dinastía Qing, en ese caso, mi madre era la descendencia de una familia aristocrática, por eso era tan distinguida".

Respondió Rocío despreocupadamente, sin apartar los ojos del collar que tenía en las manos.

"Entonces al parecer me casé con un miembro de la familia real, por ende mi estatus se ha elevado. Así que, soy pariente del emperador ahora, ya no puedes llamarme astuto hombre de negocios".

Incapaz de ver a su esposa tan triste, Edward bromeaba para distraerla.

"¡Oye!, estás negociando conmigo otra vez, es por esto exactamente por lo que eres un astuto hombre de negocios". Se rió de la broma de su esposo, olvidando temporalmente el doloroso recuerdo de su madre.

"Salgamos de aquí, es hora de ir a casa, cariño". Edward sonrió con cariño. No le importaba lo que ella dijera, siempre y cuando estuviera feliz. Todos los hombres de negocios tenían que ser astutos para tener éxito, por eso las palabras de su esposa le parecieron un cumplido.

"Está bien". Cuidadosamente, volvió a poner el collar en el estuche, antes de salir con su esposo. Al pasar, todos los que estaban a su alrededor la miraron con envidia.

"¡Esperen!", gritó Paula detrás de ellos, justo cuando estaban a punto de entrar al auto.

"¿Qué puedo hacer por usted, señorita Lin?". Rocío sonreía, tenía una encantadora expresión en su cara, muy diferente a las que solía tener cada vez que veía a Paula. Parecía que el collar la hacía muy feliz, aunque a los ojos de Paula, era una sonrisa de burla.

"Edward, las acciones de Lin Group siguen cayendo, ¿tienes algo que ver con eso?". Ignoró a Rocío y fijó sus ojos en Edward.

"Sí, soy yo", dijo él con indiferencia. Paula tuvo suerte de no haberse reconciliado con él y fue lo suficientemente valiente para hablarle.

"¿Por qué?". Al escuchar su respuesta, Paula se tambaleó con sorpresa. Era una cruel realidad, él lo admitió tan fácilmente, que ni siquiera le importaba negarlo. Estaba mortificada, se sentía como un payaso en presencia de Rocío.

"¡Piensa en lo que hiciste!, ya que no tomaste en serio mi advertencia, ¡prepárate para las consecuencias!".

Edward respondió, con una

ne una precisión excelente y un retroceso controlable, mejor que la Glock en términos de dirección y estructura. Cada cartucho tiene 12 balas, no muchas, pero es muy poderosa y costosa. ¿Dónde lo obtuviste?".

Rocío enumeró los activos del arma mientras exploraba la exquisita pistola. Su fuerte era el rifle, que usaba mucho en la escuela militar.

"Guau, impresionante, veo que aprendiste mucho en la escuela militar, veamos tu actuación más tarde". Edward le levantó el pulgar en admiración.

"No cambies de tema, ¿de dónde sacaste el arma?". Puso los ojos en blanco y le dirigió una mirada a su esposo.

"¿Crees que voy a llevar un arma ilegalmente?, relájate, tengo un permiso". Sonrió Edward. La gente que los seguía era solo un aperitivo a sus ojos, se había acostumbrado a ese tipo de situaciones que ya había tenido de vez en cuando. Los delincuentes lo habían acechado en el pasado, ¿se encontrarían con grandes jefes esta vez? En realidad estaba deseando enfrentarlos.

Mientras tanto, en el cuartel general de la guarnición de la ciudad S, el director se encontraba frente al furioso comandante y Kevin. Mantuvo su cabeza agachada, demasiado asustado para mirarlos.

"¿Cuando pasó esto? ¿Por qué esperaste tanto para reportarlo? ¡Es indignante!" El comandante rara vez se enojaba, pero ahora estaba ardiendo de ira. Sus agudos ojos miraban de un lado a otro, entre el director y el jefe de la oficina de seguridad pública.

"Sucedió hace tres días, planeábamos capturarlos nosotros mismos, pero no pudimos rastrearlos y tuvimos que solicitar apoyo"

El jefe respondió tímidamente, con la cabeza baja.

"¿Cómo se escapó?" Kevin preguntó con el ceño fruncido. No temía que no pudieran encontrar al prisionero fugado, sino que pudiera vengarse de Rocío. Después de todo, ella fue la razón por la que el prisionero había sido capturado, y con su reciente aparición en la ceremonia de aniversario del FX International Group, las noticias sobre ella circulaban por todas partes. Rocío pudo, fácilmente, convertirse en su objetivo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top