MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 413 Las líneas de advertencia (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 9867

Updated: 2019-07-05 00:14


El vehículo blindado corrió hacia la ciudad. La ensordecedora sirena penetró la noche fría, petrificando a las criaturas del vasto desierto. Rocío hizo caso omiso a lo que pasaba a su alrededor. El corazón le latía rápidamente, preocupada por el hombre que yacía sobre su pecho. Él era lo único que le importaba en este momento.

"Eh...", él tosió suavemente en sus brazos. Sonaba tan débil, pero aún así hacía que el corazón le diera un brinco. Le tranquilizaba ver que se podía mover, significaba que todavía estaba vivo. Sin embargo, lo que sucedió inmediatamente después hizo que su corazón se congelara. Rocío sintió que ya no podía respirar más.

"Señora Mu, está empeorando. El señor Mu está tosiendo sangre ahora. Su nariz también está llena de sangre". Al estar mirando de frente a Edward, Lucas se dio cuenta inmediatamente de lo que estaba ocurriendo.

"Hawkeye, ¡acelera! ¡De prisa!". La distancia parecía interminable. Rocío sentía que el corazón se le rompía de tanto dolor. Se sentía desesperada ya que el destino parecía imposible de alcanzar. Odiaba admitir que estaba débil e indefensa. En este momento, una terrible desesperación se apoderó de ella. Nunca antes se había sentido tan desolada, ni siquiera cuando fue expulsada por la familia Ouyang.

"Sí, Coronel". A pesar de que el vehículo iba a máxima velocidad, Hawkeye le obedeció sin rechistar. Sabía que en este momento la atención de la Coronel no estaba en la velocidad del vehículo, sino en el apuesto hombre herido en sus brazos.

"Cariño, por favor no me dejes. Aún no has cumplido las cosas que me prometiste. No puedes dejarme sola así...". Las manos de Rocío temblaban incontrolablemente. Nunca se había sentido tan desesperada. Ni siquiera al estar al borde de la muerte se sintió así de asustada. No podía imaginar cómo continuar con su propia vida si alguna vez le faltaba él.

"¡Lo siento! ¡Lo siento tanto! ¡Lo siento tanto! Yo... no debería haber actuado impulsivamente. No debería... haberme quedado allí y tratado de enseñarle una lección a Halcón. Si no lo hubiera hecho nos habriamos podido retirar antes y no te hubieras hecho daño al rescatarme".

Aunque ella le prometió que nunca le diría "lo siento", no podía evitar disculparse con él en este momento. Solo esperaba que al pedirle perdón las cosas volvieran a la normalidad, al momento en que él todavía estaba sano y salvo. La culpa y el remordimiento le embargaban y no pudo evitar que los ojos se le llenaran de lágrimas. Lo único que deseaba ella era su compañía para toda la vida. En tanto saliera con vida de esta, no le importaba molestarle pidiéndole perdón a la cara. Cualquier cosa era mejor que verlo así, inmóvil en sus brazos.

Como si escuchara sus palabras Edward frunció el ceño ligeramente. Su palma en sus manos también se movió un poco. Daba la impresión de que estaba realmente molesto por sus disculpas. Aún estando gravemente herido le importaba el tema de escucharla deci

ya que no pudo llegar a ninguna conclusión y prever el resultado de la operación. Finalmente, con la camilla de camino, Pol dejó escapar un suspiro de alivio y los guió con seriedad a la sala de espera.

"Rocío, relájate por favor. Él saldrá de esta". Pol revisó la herida de Edward rápidamente mientras confortaba a Rocío para que pudiera calmarse.

"Pol, por favor, te lo ruego, salva la vida de Edward. Hazlo por mí". Al ver a Pol, Rocío se sintió mucho mejor, finalmente vio un atisbo de esperanza en su mirada. Pues Edward le había contado que las habilidades médicas de Pol eran extraordinarias.

"Créeme. No te decepcionaré. Salvaré su vida y nada podrá alejarlo de ti". Pol le hizo un reconocimiento rápido y completo a Edward. Estaba gravemente herido, peor de lo que había esperado. Sin embargo, confiaba en que podría usar sus habilidades quirúrgicas para salvarle la vida. Pol estaba decidido a devolverle a Rocío un Edward sano mediante sus habilidades.

"Dense prisa. Ponlo sobre la mesa. Configuren una línea IV lo antes posible. Comiencen a transferir sangre al paciente y aumenten sus niveles de oxígeno. Preparen la coramina 0. 375g y 3mg de Robelina a goteo".

Pol habló rápidamente a sus asistentes, su voz era tranquila y autoritaria. Luego asintió con la cabeza a Rocío y entró directamente a la sala de operaciones. La puerta se cerró lentamente frente a Rocío y su corazón se detuvo.

"Doctor Qin, el paciente tiene una frecuencia cardíaca baja y su presión arterial está bajando aceleradamente". El asistente se mantuvo alerta sobre la situación e informó a Pol de eso.

"Inserta 1 mg de epinefrina a través de la línea IV y usa Dopamina para subir la presión". Las cejas de Pol se fruncieron más profundamente. Era bastante normal encontrar anomalías durante una cirugía. Sin embargo, como profesional capacitado que era sabía cómo mantener la calma. Ante el peligro, cuanto más tranquilo estaba, mejor solución podía encontrar.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top