MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 414 Las líneas de advertencia (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 9233

Updated: 2019-07-05 04:14


Mientras tanto, a Rocío le era imposible descansar. Seguía dando vueltas sin cesar afuera de la sala de operaciones. Giró la cabeza y sus ojos se abrieron de par en par al ver que su ropa estaba manchada con la sangre de Edward.

"¡Señora Mu, por favor siéntese y descanse un poco! Acabo de llamar a sus suegros, estoy seguro de que llegarán tan pronto como sea posible". Tan pronto como Edward fue ingresado en el quirófano, Lucas llamó a Jonathan. Se sentía comprometido a informar a los padres de Edward acerca del estado de su hijo. Jonathan se quedó en silencio durante un tiempo considerable en el teléfono. Lucas podía imaginar cuán devastado estaba el anciano cuando recibió la desafortunada noticia.

"Lucas, Pol es famoso por sus extraordinarias técnicas, ¿cierto?", Rocío estaba nerviosa por la cirugía. Aunque Pol le había prometido que le daría noticias de Edward en poco tiempo, ni aún así podía dejar de pensar en lo peor.

"Por supuesto, a nivel nacional, es reconocido como uno de los mejores cirujanos. Sin embargo, no sé qué tan buena es su reputación en el resto del mundo". Lucas solo se preocupaba por Edward, no le ponía mucha atención a sus amigos. Por ello, no podía darle a Rocío una opinión objetiva acerca de las habilidades médicas de Pol.

"Coronel, tome un poco, por favor". Hawkeye le ofreció amablemente una taza de café caliente a Rocío. Su jefa había sido siempre una mujer fuerte. En esos momentos, le causaba extrañeza verla asustada e indefensa.

"¡Gracias! ¡Será mejor que regreses para apoyarlos! Yo voy a estar bien". Rocío tomó un sorbo de café para calmar sus nervios. Edward aún estaba en peligro y ella necesitaba estar fuerte para él. También estaba sorprendida al ver el gesto de amabilidad que tuvo Hawkeye. Sus soldados eran hombres rudos que habían entrenado duro día y noche. Sin embargo, también eran amables y considerados cuando era necesario.

"Sí, Coronel. Me marcharé ahora mismo para ir a apoyarlos. Por favor cuídese mucho y no se preocupe demasiado. Estoy seguro de que Edward estará bien ". Como soldado de fuerzas especiales, había sido testigo de muchas situaciones críticas. Incluso la muerte misma ya le era indiferente. Sin embargo, el amor que había entre la coronel y su esposo lo había conmovido enormemente. No podía soportar la tristeza que se veía en su rostro.

"Claro. ¡Ve! Cuídate". Rocío se llevó la mano al rostro y retiró los cabellos que le estaban cubriendo los ojos. Su corazón y su alma estaban inundados con una sensación de tristeza y soledad que ensombrecía todo su ser. Algo que a Edward le encantaba era acicalar el cabello de Rocío y ella disfrutaba mucho de todos y cada uno de sus tiernos cariños. Él la había tratado como a la niña de sus ojos cuando hizo a un lado

. Acababa de conocer el amor paternal, sería demasiado cruel ser privado de eso tan pronto.

"¿Qué está pasando, en dónde están todos los guardaespaldas?". Jonathan lanzó una mirada a Lucas. Levantó las cejas de forma nerviosa. Pensaba que Cynthia era la única persona que le preocupaba con todo el corazón, sin embargo, resultó que su hijo le preocupaba tanto como ella. Cuando recibió la llamada de Lucas, le dio un fuerte mareo. Lo que el joven le dijo le causó una impresión tan fuerte que casi se desmayó.

En el fondo, le importaba mucho. No fue sino cuando estaba a punto de perderlo que se dio cuenta de lo mucho que quería a su hijo. Durante años, había pensado que Edward era solo un regalo que le había dado a su esposa para cesar sus constantes súplicas. Inconscientemente, siempre se había mantenido la distancia con su hijo. A juzgar por su reacción de hoy, no era tan sencillo. Él no estaba tan emocionalmente distanciado de Edward como creía. Se había perdido muchas cosas en su relación. El vínculo parecía ser mucho más fuerte de lo que había pensado. Odiaba admitir que, durante años, había estado dando las cosas por sentado. Algunos sentimientos eran complejos de describir y, sin embargo, tenía que asumirlos y compensar a su hijo en cuanto se despierte.

"Papá, lo siento mucho. Fue mi culpa. Pensé que con la ayuda de la señora. Mu, yo podría manejar la situación. Nunca imaginé que las cosas se pondrían tan difíciles y que sucediera esta tragedia". La cara de Lucas se oscureció al pensar en los guardaespaldas. Se culpó a sí mismo por no entrenarlos tan bien como debería haberlo hecho. Ellos llegaron cuando la pelea ya había terminado. Edward ya estaba herido para entonces, por lo que su llegada era ya algo ridículamente inútil. Solo esperaba que Pol pudiera rescatar las cosas en las que él había fallado.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top