MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 416 Dios lo bendiga

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10068

Updated: 2019-07-05 06:08


La cirugía pudo continuar gracias al suministro de sangre. A través de esa operación, todos los presentes pudieron conocer mejor al director del hospital. Era un hombre elegante y decente, pero también tenía una mente fría y era distante. ¡Probablemente eso era porque había una profunda amistad entre Edward y él! Su mejor amigo yacía en la sala de operaciones, así que no era de extrañar que perdiera el control de sus sentimientos.

"Señora Mu, tal vez deba sentarse y descansar un poco, sino podría enfermarse antes de que el señor Mu salga de la operación", dijo Lucas con voz preocupada y mirando a Rocío, que parecía estar al borde de una crisis nerviosa.

"Estoy bien", Rocío movió un poco la boca y forzó una respuesta, tenía la cara cansada y pálida.

En ese momento, se escuchó un fuerte sonido de pasos apresurados, luego de eso, Daniel, el demonio encantador, apareció frente a ellos.

"Rocío, ¿cómo está Edward?", Daniel jadeó un poco y preguntó. Cuando recibió la llamada telefónica de Pol, estaba acompañando a los clientes en un centro turístico de una aldea remota. Volvió tan rápido como pudo al escuchar la noticia, pero había atascos de tráfico por toda la ciudad, y por eso se demoró.

"¿Cómo te enteraste, Daniel?", preguntó Rocío y se mordió un poco el labio obligando a las comisuras de la boca a moverse hacia arriba con amargura, pero sin señales de una sonrisa, parecía sentirse triste y sola.

"Pol me llamó y me lo dijo. No te preocupes, Rocío, él es un doctor dotado". Mientras hablaba, Daniel se quitó el abrigo y se lo puso a Rocío. Lo hizo de forma tan espontánea que uno podía percibir fácilmente que era un hombre de sensibilidad sutil y refinada. Se preocupaba por los demás hasta en las cosas más pequeñas, sin embargo, se mantuvo a una distancia segura de Nina, que era lo que más lamentaba.

"¡Sí! ¡Gracias!", Rocío tomó y cerró su abrigo a su alrededor. Gracias a su amable acto, pudo cubrir las horrendas manchas de sangre en su ropa.

De repente, más pasos apresurados se acercaban a ellos. Rocío levantó la cabeza y vio que Samuel y Belén caminaban rápidamente hacia ella. Tenían la cara llena de preocupación, debieron haberse dirigido al hospital a toda prisa. Al ver todo eso, Rocío sintió un nudo en la garganta. ¡Eran realmente buenos amigos! No importaba cuántas veces se habían burlado mutuamente, todos estaban muy preocupados por lo ocurrido. Así era la verdadera amistad, estaban uno junto al otro en las buenas y en las malas.

"¿Estás bien, Rocío?", preguntó Belén. Ella era una verdadera amiga, y se preocupaba más por Rocío. Por eso cuando la vio triste y deprimida, inmediatamente le preguntó con tono ansioso. Ni siquiera mencionó a Edward que estaba en la sala de operaciones.

"¿Cómo es que vinieron todos?". Parecía que Pol les había informado. Después de todo, sólo unas pocas personas sabían que Edward estaba gravemente herido.

"Chica, esto es muy crítico y urgente. ¿Cómo podríamos quedarnos en casa y esperar?". Daniel los había

que no la conocía tan bien!

"Pero estoy preocupada", dijo Rocío y miró el cartel "En Operación" con vacilación. Sabía que parecía afligida con todas las manchas de sangre en su ropa, pero no tuvo el valor de irse antes de que la operación terminara. Quería estar cerca de Edward para hacerle sentir lo mucho que lo quería, no podía irse.

"Está bien. Estamos aquí contigo, ¿no? Relájate. ¡Sólo ve y toma una ducha! Además, eres una soldado. Creo que es fácil para ustedes tomar una ducha rápida, ¿no es así?", dijo Belén y le dio unas palmaditas a Rocío en el hombro. No sabía que la ropa de Rocío estaba manchada de sangre y se preguntó cómo Natalia había anticipado eso, por eso había traído una bolsa grande con ella.

"¡Vayámonos! Te mostraré el camino, sé dónde está la oficina de Pol", dijo Natalia y levantó a Rocío con su mano ilesa. Se preocupaba mucho por Edward y no quería que viera a su esposa empapada en manchas de sangre, se sentiría desconsolado si la viera así. Rocío fue la primera mujer que amó de verdad, así que Natalia sintió que tenía que cuidarla bien para pagar los favores que él le había hecho a lo largo de los años.

"¡Sí! Mamá, yo también estoy aquí con papá, no te preocupes. Piénsalo, papá tiene una manía por la limpieza". Al ver tanta gente alrededor, Julio ya no se sentía tan deprimido como antes, parecía más aliviado.

"¿Por qué están todos aquí?", Cynthia y Jonathan regresaron justo cuando todos estaban persuadiendo a Rocío. Cynthia se sorprendió al verlos a todos allí.

"Papá, ¿estás bien?", Rocío miró agradecida la pálida cara de su suegro. El hombre que estaba dentro de la sala de operaciones era el hijo de Jonathan. Ella no pudo evitar sentirse agradecida por todo.

"Él está bien. Le traeré algo de comida tonificante para la sangre más tarde. No te preocupes, querida". Cynthia sabía que Jonathan no era del tipo hablador. Para evitar que Rocío pensara demasiado sobre el silencio de su suegro, intervino y trató de compensar su tranquilidad.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top