MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 426 El bello durmiente (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6099

Updated: 2019-07-07 09:22


"Sin embargo, las cosas buenas nunca duran. Cuando el ejercicio militar terminó, Paula vino a mí. Parecía que hubiera contratado a alguien para espiarme y se hubiera enterado de cada uno de mis movimientos, porque tan pronto como recuperé mi teléfono, recibí su llamada. En la llamada, ella arrogantemente me declaró la guerra. Qué casualidad. ¿Por qué cada momento feliz tiene que terminar con tristeza?".

Rocío siempre había pensado que, como Edward había amado tanto a Paula, ella debía ser excelente tanto en su apariencia como en su naturaleza. No obstante, desde que comenzó a tratar con esta mujer, descubrió de repente que no era más que belleza sin cerebro, era vulgar y completamente miserable. ¿Cómo pudo Edward quedarse con Paula por tantos años? En ese entonces, pensó, tal vez Edward tenía un fetiche con mujeres como ella, o tal vez era tan condescendiente que no podía soportar abandonarla porque ella había pasado muchos años a su lado.

"Entonces me rompieron el corazón. Me dijo que estaba embarazada, y que tú eras el padre. ¿Sabes cómo me sentí cuando escuché eso? ¿Tienes idea de que me hirieron en lo más profundo de mi alma? Aunque estaba tratando de mantener la calma, e intenté oponerme fuertemente a ella, no cediendo ni una pulgada; en realidad, estaba horrorizada y asustada. Sus palabras me asustaron de nuevo y empecé a dudar de ti. No fue hasta que me dijiste que te habías hecho una vasectomía que me tranquilicé un poco, pero no creí completamente lo que dijiste y me lo tomé con cautela".

Rocío dejó de hablar, y mostró una sonrisa amarga, nunca quiso mostrarle su mundo interior. Había tantas cosas que ella nunca le habría mencionado si no hubiera sido por este accidente, y ciertamente no dedicaría tanto tiempo a hacerlo; pero, ¿qué le quedaba ahora sino tiempo?

"Cuando te precip

se habían quedado en el pasillo todo el tiempo. Ni siquiera se fueron cuando necesitaban una siesta, sino que se sentaron en el banco y se durmieron.

"No solo por él, también estamos aquí por ti, por Rocío y por Lucas. He preparado algo de comida para ustedes dos y Rocío. Dile que venga aquí, y coma algo. Si no come nada, ¿cómo puede cuidar de Edward? Me temo que tendrá que hacer muchas cosas".

Cynthia frunció un poco el ceño. Cuando Rocío peleó con los criminales la noche anterior, estaba casi consumida. Ahora la presión era aún peor. Le preocupaba que Rocío se enfermara antes de que Edward se despertara.

"Sí, es verdad. La llamaré aquí". Pol estuvo de acuerdo con Cynthia. Le echó un vistazo a su reloj y se dirigió a la UCI, pero cuando vio la escena en el interior, se dio la vuelta y volvió a salir.

"¿Qué ha pasado? ¿Dónde está Rocío?", preguntó Cynthia con preocupación. Pol había regresado solo.

"Oh, ella está durmiendo. Tal vez está demasiado cansada. No la despertemos ahora". Cuando Pol entró, vio a Rocío durmiendo junto a la cama de Edward, con su mano sosteniendo la de él. La escena era tan pacífica y hermosa, y solo las lágrimas en su rostro indicaban que acababa de llorar.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top