MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 427 No te puedes dar el lujo de echarme

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10254

Updated: 2019-07-07 13:19


"Pol, Lucas, coman algo. Vayan a dormir cuando terminen de comer, nosotros nos quedaremos aquí para cuidar de Edward". Aunque Cynthia sabía que Pol era el mas indicado para cuidar de su hijo, no podía soportar verlo tan cansado. Pensaba que podría ayudar mucho mejor a Edward una vez que hubiera descansado.

"Mamá, yo estoy bien, es Pol quien necesita ir a dormir después de esa cirugía tan larga". Lucas no se había olvidado de la orden de Jonathan, sabía que se enfurecía si se dirigía a ellos comos los señores Mu, ya que lo habían tratado como un hijo desde que lo trajeron a casa, y no querían que se comportara ni los llamara como otro empleado más.

"Váyanse ustedes dos, no pueden quedarse aquí, lo cuidaremos por turnos. Si no descansamos, no tendremos suficiente energía. Aunque sé que no podré convencer a Rocío para que se vaya a descansar, ya que no quiere alejarse de su marido ni por un instante. Está durmiendo, no la despierten. Necesita un buen descanso, y no volverá a dormir si se despierta". Cynthia parecía frágil, pero manejaba las cosas bastante bien.

Jonathan permanecia en silencio, mirando la persiana. Con el ceño fruncido, se perdía en la profundidad de sus pensamientos. Estaba seguro de que su hijo había vuelto a pasar por una emergencia. De lo contrario, ¿por qué más las persianas estarían bajadas de repente?, y ¿por qué Pol le pediría a Rocío que fuera a hablar con él? No obstante, no hizo ninguna pregunta acerca de eso, por temor a que su mujer pudiera preocuparse. Solo esperaba que su hijo ya estuviese fuera de peligro.

"Está bien, tomaré un descanso en mi oficina, háganme saber si ocurre algún imprevisto". Pol había olvidado que, como médico, debía de estar lúcido, así que aceptó la sugerencia de Cynthia. Después de tomar algo para comer de la lonchera que tenía la Sra. Wu, se dirigió hacia su oficina.

"Mamá, tengo trabajo que hacer, debo irme ahora. Ya no me da tiempo para comer", dijo Lucas. Paul Du aún se encontraba colgando al borde de la piscina de cocodrilos. Lucas se preguntaba si el hombre ya había admitido su falta después de dos días y una noche. Era bastante posible que estuviera desmayado debido al miedo.

"Está bien, ve. Solo ten cuidado". Después de que Edward había sido herido, Cynthia se tornó más precavida, así que le encargó a Lucas que tuviera más cuidado.

"Está bien, volveré enseguida". Lucas sonrió al ver cómo Jonathan permanecía mirando la UCI. Era obvio que estaba preocupado por Edward. De otra manera no miraría de forma tan insistente hacía ese lugar. Solía mantener la mirada en su esposa, pero ahora actuaba diferente.

"Toma tu tiempo, cuidaremos bien de él. Sigue adelante con tus asuntos". Lucas nunca cuidaba de sí mismo. En cambio, siempre había estado atento a las necesidades y al bienestar del Edward. Cynthia se arrepintía de esto. Sentía que no había sido correcto haberle impuesto esa carga tan pesada.

El corredor quedó en silencio después de que Lucas se fue. Ella estaba preocupada ya que no podía ver lo que estaba pasando en la UCI. Tenía una expres

sus ojos, y no estaban calificados para hablar con una mujer de su categoría. Era tan arrogante que incluso despreciaba a Rocío y a Lucas.

"Ana, llama a seguridad para que echen a esta loca. No tiene permitido ingresar a FX International Group de nuevo, cualquiera que la deje entrar será despedido". Daniel dio la orden fríamente, haciendo que todos se estremecieran.

"Daniel, ¿cómo te atreves?". Apretando los dientes, Paula se puso morada de rabia. Sus labios temblaban.

"Soy capaz de cualquier cosa, no pienses que eres tan especial, para mí eres como una prostituta en un bar. La próxima vez que me veas, te aconsejo que te apartes del camino, no quiero ensuciar mis ojos".

Daniel dijo con dureza. Estaba molesto porque Edward estaba herido, y Paula le molestaba temprano en la mañana, así que estaba completamente enfurecido.

"¿Por qué sigues ahí parada? ¿No me has escuchado?". Él siempre era cordial con sus subordinados, y nunca había actuado tan altanero y autoritario, pero las humillaciones de esa mujer lo había irritado.

"Sr. Xia, ya he llamado a seguridad. Están en camino". Ana nunca lo desobedecía. Todos los empleados de FX International Group sabían que Daniel representaba a Edward, y sus órdenes eran tan importantes como las de él.

"No puedes darte el lujo de echarme, tendré un hijo de Edward, si pierdo al bebé, él te hará sufrir horriblemente. ¡Daniel, espero que sepas las consecuencias de tus actos!".

Paula se burlaba, mirando con petulancia la cara enojada de Daniel. Y se tornaba mucho más arrogante.

"¡Jaja! No esperaba que fueras una mujer tan descarada. No creo que estés embarazada de Edward, él no se acostaría contigo, mucho menos te embarazaría. Puedes engañar a los demás, pero no a mí. Ahora sé lo perversa que eres".

Daniel agitaba su dedo en señal de desaprobación y se burlaba de Paula sin piedad. Puso a Paula en vergüenza, justo como ella lo había hecho con él. No era tan cruel como Edward y Belén, pero aún así sus malintencionadas palabras callaron a la mujer descarada.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top