MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 428 Cómo te atreves a insultarme de esa manera (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6767

Updated: 2019-07-07 13:20


"¡Tonterías! Por supuesto que él es el padre de mi bebé. ¿Quién más podría ser si no? ¡Toda la ciudad sabe muy bien que Edward es el único hombre con el que me he acostado!".

Lucas le había entregado los resultados de la prueba, pero ella no los creyó ni por un segundo. En su opinión, Edward no quería lastimar a Rocío y por eso había falsificado el informe para engañarla, pero Rocío no se daba cuenta de que era estúpida e insensible para ver la verdad. Pero eso no significaba que ella, Paula, le seguiría su ridículo juego.

"¡Tch, tch! Señorita Lin, creo que tú más que nadie debería saber quién es el padre. ¿O te has acostado con tantos hombres que ni siquiera tú puedes estar segura, y conviertes a Edward en el chivo expiatorio perfecto?", dijo Daniel con desdén. Si era cierto que no se había acostado con nadie más que con Edward, ¿cómo podía quedar embarazada? Ella debía pensar que ellos eran verdaderos idiotas.

"Tú...". Enfurecida, Paula levantó la mano y abofeteó a Daniel. Nunca en su vida había sido tratada tan vilmente y Daniel era el primero que se había atrevido a insultarla.

"¿Así que te has enojando porque te sientes culpable y avergonzada? ¿E intentas atacarme?". Daniel la agarró firmemente de su muñeca. ¿Realmente lo había pensado antes de actuar? Ella no podía esperar que él se quedara ahí parado para recibir la bofetada, ¿verdad?

"¡Suéltame! ¿Cómo te atreves a insultarme de esa manera?". Herida por sus duras palabras, Paula sintió que la ira aumentaba en ella, todo su cuerpo temblaba como una hoja en el viento.

"Señorita Lin, la única razón por la que te muestro respeto es porque tu padre fue mi socio durante muchos años y lo considero una cortesía profesional. Pero eso no significa que puedas hacer lo que quiera".

Daniel apartó bruscamente su mano, y un indicio de disgusto cruzó por sus ojos. Su rostro atractivo estaba rígido y tenso, se había oscurecido por su crueldad fría.

"No te creas tan importante, no necesito tu repugnante cortesía. Es una absoluta ver

iel atraía a las abejas. Solo estaba usando a Paula para deshacerse de otras mujeres. Esa fue la única razón por la que él la mantuvo a su lado tanto tiempo.

Cansado, Daniel se dejó caer en su silla, frunciendo el ceño. Ya tenía una gran carga de trabajo antes de hacerse cargo del trabajo de Edward. Rezaba por no morir trabajando hasta que Edward volviera desde el hospital.

Sus reflexiones terminaron cuando tocaron la puerta de su oficina, que se abrió, y entraron Ana e Isaí. Ana, por supuesto, fue la que golpeó. Isaí tenía el carácter de Daniel y, en su opinión, la puerta era solo una herramienta para encerrar las cosas.

"Que sea rápido. Tengo muchas cosas que hacer ahora mismo". Con impaciencia, Isaí le hizo un gesto a Daniel con sus ojos, preguntándose en qué andaba este y por qué lo llamó de repente.

"Edward fue herido de gravedad ayer, y sigue en estado crítico", dijo Daniel en tono tranquilo, sin importarle cómo sus palabras los sorprendieran.

"¡Maldita sea, Daniel! ¡Esto no hace gracia!". Por un momento, Isaí no pareció entender lo que Daniel estaba diciendo. La cara de Daniel no mostró ni una pizca de sonrisa. Tal vez no estaba bromeando. Pero hacía un rato Isaí había recibido la factura de la subasta, demostrando que Edward había gastado mucho dinero la noche anterior. ¿Cómo pudo estar herido de repente?

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top