MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 434 Un verdadero tirano (primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6628

Updated: 2019-07-08 02:11


"No diré que es violento, pero es un verdadero tirano". Pol frunció los labios con torpeza. Solo era capaz de quejarse de Edward cuando se encontraba en estado de coma. Definitivamente no sería capaz de decir algo sobre de él si el hombre en cuestión estuviera consciente. Porque podría terminar con un ojo morado y muy probablemente con una serie de heridas. Y no necesitaba eso. Era un médico de primera y no tenía intención de ser un desafortunado paciente.

¡Pensando acerca de ello, se sintió bastante raro! Todos los demás podían retar a ese hombre, o criticar sus errores. Pero Pol era el que regularmente recibía lo peor de la ira de Edward. Pol era bastante cortés, entonces ¿por qué siempre era él a quien Edward agredía?

Rocío movió de pronto su boca y sus labios abrieron ligeramente. Pero no dijo nada. Giró la cabeza para mirar al hombre que yacía en la cama. Aunque estaba inconsciente, aún podía apreciarse su nobleza. En lo más profundo de la mirada de Rocío apareció un sutil destello al mirar a aquel hombre. Entonces caminó hacia la puerta y salió de la habitación con una expresión de felicidad.

Pol se llevó la mano a la su cabeza y se preguntó qué fue lo que la hizo cambiar de estado de ánimo de forma tan repentina. Era la primera vez que sonreía desde que Edward había sido herido. Así que volteó la cabeza para mirar a Edward. ¡Pero no percibió absolutamente nada especial! Se encogió de hombros y salió también. Cuando estaba cerca de la puerta, se detuvo de forma brusca y miró al personal médico que lo estaba observando.

"No le digan a nadie más lo que la Sra. Mu le dijo a su esposo. Porque lo pagarán. No se arriesguen". Después de decir esto, abandonó la habitación. El personal médico que permaneció en el lugar se miraba entre sí. Se recordaron a sí mismos en su mente que debían guardar el secreto y no decirle a nadie. De lo contrario, serían despedidos.

"Rocío, ¿estás bien? ¿Cómo está Edward?". En cuanto vio a Rocío salir de la habit

aba a su nuera en absoluto y pensaba que todo había sucedido de forma natural.

"¡Coronel!". Rocío alcanzó a ver a Marco corriendo hacia ella cuando acababa de irse. Se sorprendió un poco al verlo ahí de pronto.

"¿Cómo supiste que estaba aquí, Marco?". Rocío no pudo evitar arrepentirse de haber dicho esas palabras justo después de pronunciarlas. ¿Por qué molestarse en preguntar? Por supuesto, había sido Kevin quien le dijo a Marco dónde estaba ella. ¿Quién más podría haber sido? Aunque Hawkeye también lo sabía, él nunca revelaría su paradero sin tener su permiso. Porque para un soldado del equipo especial, el principio más vital era la confidencialidad. Por lo tanto, el que le dijo a Marco que ella estaba en el hospital debió haber sido Kevin.

"El General me pidió que le entregara esta caja. Me dijo que lo que hay dentro es muy valioso". Marco sacó una caja de su maletín y se la entregó a Rocío. La observó muy preocupado y decidió no preguntar acerca de la herida de Edward.

Era "Las lágrimas de sangre de una mujer bella". Mirando la caja que tenía en las manos, Rocío se detuvo por un segundo. '¿Cómo es que había olvidado por completo algo tan importante?'. Era porque tenía la mente enfocada en Edward solamente. Las demás cosas no eran importantes, y él tenía un lugar especial en su corazón.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top