MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 446 Amo la nueva versión de ti (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7485

Updated: 2019-07-10 00:12


ʺ¿Qué te parece, Edward? Te estamos atendiendo en la sala VVIP de mi hospital. Considérala como la suite presidencial de algún hotel, si así es más fácil para ti comprenderlo. ¡Pero mira qué bien te he tratado! ¿Lo ves? ¡Eres el primer paciente en usar esta sala! ¿No te sientes halagado? ¡Deberías estarlo!ʺ, Pol respondió a Edward con una sonrisa de oreja a oreja. Al parecer no le importó en lo absoluto la amenaza de su amigo, de que derribaría su hospital. Después de todo, Edward tenía suficiente dinero para construirle uno nuevo, en algún otro lugar.

ʺ¡Maldito seas, Napoleón! ¡Lo hiciste a propósito! ¿Qué? ¿Se supone que debo agradecerte y hacerte tres reverencias para expresar mi sincera gratitud? ¿Es eso lo que quieres?ʺ, dijo Edward apretando los dientes. Había recurrido al apodo peyorativo de Pol; ʺNapoleónʺ, como una forma de meterse con él. Aunque todavía estaba pálido y cansado debido a la herida, aún parecía imponente. Esa aura apabullante era un don natural.

ʺ¡Por supuesto que no! ¡Por favor, Edward! Simplemente pensé que estarías más cómodo en esta habitación. ¿Cómo podría permitir que te quedaras en un lugar ordinario y en mal estado? ¡Alguien como tú se merece una habitación VVIP, bien equipada como esta! En cuanto a las reverencias, creo que tres son demasiadas; tomaré dos, y puedes guardar la última para alguien más. ¿Qué te parece?ʺ, Pol fingió responder casualmente, sin embargo, se reía a carcajadas por dentro mientras pensaba: '¿Crees que soy estúpido? ¿Realmente crees que no vas a pagar por la invaluable medicina que me quitaste? ¡Y no olvides que me pegaste dos veces en la cara! ¡En mi hermosa cara! ¡Tenía que andar por ahí, entre mis subordinados y mis pacientes con los ojos morados! ¿De verdad crees que no vas a pagar por todo eso? ¡De ninguna manera!'. Pol decidió que se aseguraría de que Edward pagara por lo que había hecho, comenzando con el pago de esa exclusiva y exorbitante habitación VVIP. Además, no tenía nada de qué preocuparse pues su amigo estaba gravemente herido y no podía mover ni un músculo para hacerle algo en ese momento. Lo había enviado directamente a esa habitación VVIP, en parte porque Edward necesitaba una mejor atención y en parte porque así podía cobrarle

tionó a su esposa con determinación cuando vio que se volteaba para servir un vaso de agua. Sabía que estaba evitando deliberadamente el contacto visual con él, pero no tenía la intención de renunciar hasta que tuviera la respuesta que quería.

ʺ¿Qué quieres que conteste?ʺ. Rocío miró a su esposo con expresión confusa, como si no supiera de qué estaba hablando, bebió un pequeño sorbo de agua para comprobar si no estaba muy cliente para que él lo bebiera. Cuando se aseguró de que la temperatura estaba perfecta, se acercó a la cama con el vaso, y justo cuando estaba a punto de acercárselo, recordó que no podía sentarse, y mucho menos beber el agua solo. Frunció el ceño y pensó que había sido muy despistada al no recordar ese detalle. Miró a su alrededor tratando de encontrar una cucharita o algo con que pudiera usar para darle de beber.

ʺNo importa si bebo de tu bocaʺ, dijo Edward al ver a su esposa buscando algo, así mismo pudo darse cuenta inmediatamente de lo que estaba pasando por su mente, y no pudo evitar sonreír. Finalmente decidió que dejaría el asunto de la bofetada para después, ya que siempre descubría la verdad de una forma u otra; sin embargo, esa disposición de su esposa no era algo que sucediera todos los días. Edward no tenía idea de por qué Rocío parecía tan atrevida y audaz, tampoco le importaba realmente. Todo lo que quería era aprovechar la rara oportunidad y disfrutarla tanto como pudiera, en caso de que cambiara de opinión al siguiente segundo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top