MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 455 No te morderé (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6074

Updated: 2019-07-11 22:28


"¡Deberías ir con ella! Está bien, no te preocupes, no tardará mucho". Edward se sintió un tanto extraño, se preguntó, ¿por qué su hijo no tenía miedo de nadie excepto de Natalia? Ella era dulce y adorable, entonces, ¿por qué a Julio le asustaba tanto?

"¡Pero... bien!", Julio no tenía otra alternativa más que soltar la mano de Edward, hizo un puchero para denotar su renuencia. Echó un vistazo a todos pero no encontró a nadie que pudiera salvarlo de la inminente miseria, Julio se sintió muy decepcionado, miró hacia abajo con tristeza y esbozó una expresión inquebrantable.

"¡Vamos! Amiguito, no te morderé, es más, no me interesa la carne humana y mucho menos si ésta probablemente está mezclada con tinta". Natalia le hizo un movimiento con las cejas a Julio de forma complaciente, él no era la única opción que ella tenía. Pero Natalia insistió en llevárselo para que nadie más se ofrecería a acompañarla, después de todo, la querían y cuidaban tanto que nunca le permitirían ir sola. Pero ella no necesitaba compañía, así que tuvo que adelantarse a elegir a alguien en lugar de esperar que se ofrecieran, de lo contrario, no dejarían de sermonearla.

Julio hizo una mueca, finalmente decidió no responder nada. Ninguna persona normal estaría interesada en la carne humana a menos que estuviera mal de la cabeza, entonces si Julio le respondía, no importaba lo que dijera, parecía que solo habría una conclusión, él no era un ser humano común. Obviamente no estaba loco, era muy listo y jamás caería en su trampa.

"¡Dime! ¿Por qué quieres que vaya contigo? Y por favor no digas que es porque te agrado, no es nada creíble". Tan pronto como salieron de la sala, Julio preguntó al respecto, no creía que la pequeña bruja había cambiado repentinamente sus malos caminos y había dejado de cavar trampas para

a que no se percatara de su cara avergonzada.

"¡Oye! ¡Compañero! ¡Camina despacio! ¿por qué agachas la mirada de esa manera? Chocarás con alguien, eso sería terrible". ¡Bien! ¡Ya era muy tarde! Julio ya se había topado con alguien en su loca carrera, el hombre era justamente el que estaban buscando, el director Pol.

"Cuidado. ¿Por qué tan rápido? ¿A dónde vas con tanta prisa?". Pol extendió la mano y atrapó a Julio, quien estaba a punto de caer cuando se golpearon, frunció el ceño ligeramente y le preguntó en voz baja. Él no quiso culpar a Julio, sólo estaba preocupado de que éste pudiera salir herido, "¡Lo siento, tío Pol! Te estábamos buscando". Julio todavía estaba bastante furioso, así que decidió no acompañar a su perversa tía Natalia la próxima vez, de lo contrario, ella lo volvería a molestar.

"¿Yo? ¿Por qué? ¿Qué pasa?", Pol frunció el ceño, y recordó que no le puso ningún medicamento en la cara a Rocío y estaba pensando en qué medidas podía tomar. Con suerte, Edward no se daría cuenta de que a Rocío la bofetearon en su hospital. Pol estaba preocupado porque aunque lograra bajar la inflamación en el rostro de Rocío, ya era demasiado tarde ya que Edward ya estaba muy enfadado.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top