MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 456 ¿Acaso quieres sufrir (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6059

Updated: 2019-07-12 00:02


"Pol, te estaba buscando. ¡Mira!", dijo Natalia, levantando su mano y haciendo un lindo puchero. Extendía su mano herida, mostrándosela a Pol.

"¡Oh! Maldita sea, ¿cómo pude olvidarme de tu herida? ¡Ven aquí! Déjame ayudarte. Hay que revisarla y cambiarle el vendaje". Pol se había olvidado por completo de la herida de Natalia, pues estaba ocupado con la cirugía de Edward. No recordaba que aún había una linda paciente esperándolo hasta que ella se le acercó.

'¿Pero qué le pasa a esta gente?' Pol pensaba para sí mismo. '¿Creen que no tengo nada más que hacer que atenderlos? Y para colmo, cada persona está peor que la anterior. Deberían sentirse afortunados de que estoy aquí. De lo contrario, no importa lo bueno que fuera la efectividad de mi medicina, no podría ayudarlos si estuviera en el extranjero. Después de todo, un remedio lejano no salva las emergencia'.

"Tío Pol, ¿tienes algún medicamento que de verdad cure su mano aunque le duela mucho?", preguntaba Julio con ojos avispados, mostrando sus colmillos. Mientras lo miraba con entusiasmo, se decía a sí mismo: 'Siempre te burlas de mí, Natalia. Ahora verás lo que se siente. ¡Mira y aprende del verdadero maestro!'.

"¿Qué? ¿Estás preocupado por la herida de tu tía? ¿Por eso me pides una medicina efectiva?", preguntaba Pol, rascándose la cabeza y sonriendo. Sabía muy bien acerca de la rivalidad entre Natalia y Julio, aunque no pasaba mucho tiempo con él. No tenía ni idea de lo que ese niñito traía entre manos, pero estaba seguro de que su petición no era a causa de una preocupación sincera hacia Natalia.

"¡Si! Estoy preocupado", dijo Julio alegremente, sin percatarse de que Natalia estaba a unos pasos de distancia, mirándolo furiosamente. Parecía como si la rabia en sus ojos estuviera a punto de explotar. Y si alguien la deto

Estaba desesperada por frustrarlo nuevamente en caso de que le hablara de forma grosera. Su mirada le decía "te lo advierto".

Aunque Pol estaba concentrado en aplicar la medicina para Natalia, tenía bastante claro que había una guerra oculta entre esos dos. Una mujer astuta con un niño astuto, ¿quién saldría victorioso? Por supuesto, era un juego sin vencedores. Así que Pol decidió no ofender o provocar a ninguno de ellos, pues no quería que lo atacaran a él. ¡Sólo déjalo fluir! Él tendía a ver a los toros desde la barrera.

Con cada uno teniendo diferentes ideas en la cabeza, el procedimiento de la curación terminó Después de haber perdido demasiado tiempo viendo la guerra entre Natalia y Julio, Pol se percató de que Lucas, Belén y Daniel, quienes estaban en la habitación de Edward, ya se habían marchado. Pol pensó que debían haber vuelto a casa. Pues habían visto a las personas que querían y se habían asegurado que Edward estuviera bien, por lo que no tenían que preocuparse demasiado. Además, Pol, quien era un genio de la medicina, era el cirujano de Edward, por eso ya no había razón para que se quedasen. Después de todo, la circulación del aire era buena para la salud del paciente.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top