MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 458 Todo vale en la guerra (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7988

Updated: 2019-07-12 00:13


"¿Por qué sus respuestas me suenan tan ligeras y poco convincentes?". Edward estaba empezando a recuperarse después de la cirugía, y todavía estaba demasiado débil para permanecer despierto durante mucho tiempo. Todos sus amigos fueron a visitarlo después del trabajo ese día, y después de hablar con todos ellos, comenzó a sentirse cansado otra vez. Sentía la cabeza más pesada y tenía la sonrisa un poco rígida, como si se fuera a quedar dormido en cualquier momento.

"¡Papá, mírame! ¿Cómo podría mentirte? ¿Cómo podría un mentiroso tener una mirada tan sincera e inocente?", Julio se apresuró a explicarse mientras corría hacia la cama de Edward con una dulce sonrisa. Agarró el brazo de Edward y se inclinó hacia adelante para presionar su cara regordeta en la de él, retorciendo su pequeño cuerpo como un cachorro emocionado.

"No mientas, pequeño demonio. Mira a la tía Natalia, cómo te mira fijo. Si sus ojos pudieran matar, hubieses muerto miles de veces. ¿Estás seguro de que quieres mantener tu respuesta?", Edward sonrió mientras acercaba la pequeña cabeza de Julio y le susurró al oído con una pizca de astucia que brillaba en sus profundos ojos azules.

"¿Qué? ¡No puede ser! Ya no guardo rencor contra ella, ¿cómo podría estar enojada conmigo?", dijo Julio e inmediatamente se dio la vuelta. Lo que vio fue que Natalia estaba charlando con Rocío alegremente, estaba muy feliz e ignoraba cualquier otra cosa. ¡No miraba a Julio en absoluto! ¿Qué dijo Edward que estaba haciendo? La única conclusión a la que Julio pudo llegar fue que su querido papá acababa de hacerle una broma. Julio era un chico inteligente, y pronto se dio cuenta de que había caído en la broma de papá. Se volvió hacia Edward, quien sonrió con confianza y le guiñó un ojo, lo que confirmó su sospecha.

"¡Papá! ¡Me mentiste!", Julio hizo un puchero y fingió estar enojado con Edward. Se echó de nuevo junto a la cama para enterrar el rostro en su brazo y volvió a sacudir su pequeño cuerpo, como si pudiera sacarse toda la vergüenza de esta manera. Edward no sólo lo descubrió a través de la broma que le hizo, sino que también lo engañó. Julio se sintió avergonzado de repente, y no quería que otros vieran sus brillantes mejillas rosadas.

"Todo vale en la guerra. ¿Qué, pequeño? ¿Quién dijo que sólo tú puedes engañarme y que no puedo hacerte lo mismo?", Edward pellizcó suavemente la adorable car

a quisiera reírse en voz alta mientras pensaba en lo frustrado que debía sentirse Edward en ese momento.

Al escuchar las palabras de Natalia, Pol torció la boca. Sólo Natalia se atrevería a seguir provocando a Edward cuando estaba a punto de explotar sin preocuparse de que él se desquitara con ella más tarde. Pero incluso si lo irritaba, seguía siendo su amada hermanita, y él realmente no se enojaría con ella. No por mucho tiempo de todos modos. Pol entonces pensó en lo miserable que había sido tratado en comparación con Natalia. Tal vez las cosas serían mejores si él fuera una chica. De esa manera, Edward no lo golpearía ni le quitaría su inestimable medicina, y podría recuperar todo el dinero que Edward le debía, incluido el precio de la medicina y esa sala VVIP.

"Niña, ¿no se supone que debes irte a casa ahora?", Edward replicó con amargura mientras miraba a la hermosa chica que se reía tan fuerte que ni siquiera podía mantenerse de pie. Edward estaba un poco molesto de que Rocío no entendiera el indicio de su coqueteo, pero Natalia sí, y se estaba burlando de ambos. Por mucho que adorara a Natalia, Edward no permitiría que se quedara ahí y observara mientras se burlaba de él. Por lo tanto, fingió poner una cara seria y expulsarla.

"No tengo prisa". Natalia inmediatamente vio a través de las intenciones de Edward. El espectáculo acababa de empezar, ¿cómo podía dejarlo y marcharse en ese momento? ¡De ninguna manera! Tenía la intención de quedarse un poco más ahí con ellos. 'De todos modos, no tengo a nadie que me espera en casa', pensó Natalia con tristeza.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top