MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 460 Un niño quemado le teme al fuego (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6724

Updated: 2019-07-12 11:31


"¡No te preocupes! Él no te culpará, no llores ¿de acuerdo?, si no, te verás hecha un desastre." Pol secó las lágrimas en su mejilla con las yemas de sus dedos. Cualquiera podría enojarse con esta pequeña, excepto Edward. Antes de que Rocío y Julio entraran en su vida, el afecto de Edward por ella había crecido día a día. Se había convertido en un costumbre y una necesidad, Edward la amaba mucho, era imposible para él culparla seriamente.

"¿De verdad? ¿No estará decepcionado de mí? ¿Me lo prometes?", Natalia sollozó, no estaba segura de que Pol estuviera diciendo la verdad, estaba muy preocupada por ello que incluso ignoró la palabra "desastre".

"Sí, te lo prometo, ¡vamos! Te llevaré a casa", Pol sonrió y le pellizcó suavemente su naricita, la cual se le había puesto roja porque había estado llorando. Natalia lucía realmente inocente, era traviesa y astuta pero de buen corazón, por eso era la chica que le agradaba y gustaba a todos, todos la amaban.

"¡Sí! Gracias Pol". Natalia sonrió al instante con llanto en su rostro pero se sentía reconfortada por la promesa de Pol, ella no era de las que lloraban fácilmente. Sin embargo, cuando salió corriendo no pudo contener las lágrimas porque de repente surgieron en su mente ráfagas de emociones y sentimientos.

¡Kevin debió haberla ignorado otra vez! De lo contrario, ya la habría llamado, pero la verdad era que ella no recibió ninguna llamada de su parte. Natalia se sintió miserable, pero se reconfortó de alguna manera, después de todo, se habían casado sin amor, ¡así que tenía sentido que él no se molestara en llamar y preguntar por ella!

Pronto llegaron al lujoso apartamento de Natalia, se despidió de Pol y luego se fue a su casa, pero sintió que le faltaba valor para entrar. Así que aflojó el paso, pero no importa lo lento que caminara, finalmente llegó a su casa. Natalia encendió la luz, sabiendo que Kevin no estaba en casa, sólo se sentía soledad y vacío en esta gran sala. Tuvo que afrontar todos esos sentimientos sola.

r una buena razón para otros permisos en tan poco tiempo, además, Edward ya no estaba en peligro. Por lo que ya no podía seguir extendiendo su permiso de ausencia.

"Coronel, tenga un café, se sentirá fresco". Marco se quedó fuera de la habitación, viendo televisión, no podía irse antes que Rocío se durmiera porque él estaba para ayudarle y era responsable de su bienestar. Así que salió y compró una taza de café ya que Rocío aún tenía bastante trabajo, "¡Sí! ¡Gracias! Marco, ¿por qué sigues aquí? Ya es muy tarde, ¿no te dije que regresaras a casa y descansaras un poco? Sólo necesito que me recojas mañana por la mañana, tengo algo de trabajo en la oficina".

Rocío no se había dado cuenta hasta ahora de que él aún seguía aquí, ella frunció el ceño ligeramente y pensó que él ya se había ido a casa, le sorprendió que todavía la estuviera acompañando.

"Pero Coronel, todavía está trabajando", Marco se acarició la cabeza torpemente y sonrió con compasión.

"No te preocupes, ¡puedes irte a casa! Tengo que ocuparme de este documento puesto que mañana es la fecha límite". Rocío estaba muy enfocada en su trabajo, así que cada vez que sus superiores le asignaban un trabajo, ella se esmeraba en terminarlo tan pronto como fuera posible, sin importar si era urgente o no, además esta vez sólo necesitaba gestionar un documento.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top