MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 461 Un niño quemado le teme al fuego (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6410

Updated: 2019-07-12 19:45


"Sí, mañana es la fecha límite, pero no tiene que enviarlo en la mañana, puede hacerlo por la tarde y enviarlo antes de terminar el día". ¿Marco era un vago? ¡No necesariamente! Simplemente a veces le gustaba encontrarle la escapatoria a las cosas, tal como lo hacía ahora. De todos modos, no había restricciones acerca de la hora exacta del envío del archivo, por lo que uno podría considerar que el último minuto era la fecha límite. No era perezoso en el trabajo, solamente que no especificaron la hora exacta.

"No, probablemente haya un montón de cosas que debo manejar después de llegar a la base del ejército mañana". Rocío continuó trabajando mientras hablaba con él, sus dedos seguían escribiendo rápidamente en el teclado. Ella no era perezosa. Aunque sabía que lo que Marco había dicho era verdad, también era consciente del hecho de que no había ido a la base del ejército durante bastante tiempo y habría toneladas de trabajo acumuladas para ella. Y que no tendría tiempo para este documento pues tendría que revisar esas otras cosas primero. ¡Entonces se dio cuenta de que sería mejor terminar el documento en la noche, cuando tuviera algo de tiempo libre! O si no estaría corriendo todo el día de mañana.

"Pero Coronel, ¿no pidió dos días de licencia? Todavía le queda un día. Si va al trabajo mañana, ¿quién cuidará al señor Mu?". Marco la miró de manera desconcertada. Lo escuchó cuando Kevin habló con el comandante y le pidió dos días de licencia para Rocío. ¿No sería un desperdicio si ella fuera a trabajar mañana?

"Está bien, ya lo veremos. Aunque no tenga que ir a la base militar, pero de todos modos, este archivo debe enviarse a la base mañana. Solo es cuestión de tiempo. ¡Puedes irte a casa y descansar!". Rocío levantó los ojos y miró a Edward, por nada del mundo querría dejarlo solo para irse a trabajar. Pero ella era una soldado. Cuando había un conflicto entre el país y su interés

estaba sentada a su lado. ¿Qué pasaría cuando estuviera lejos en la base? ¡Sabía que le costaría concentrarse en su trabajo si mañana se iba a la oficina!

Ya eran casi las 4 de la mañana. Edward se despertó de nuevo. Había caído en un sueño profundo y se sentía bastante cómodo después de despertarse. Así que, cuando abrió sus brillantes ojos azules, ya se había recuperado del cansancio. Se sentía fresco como siempre. Ya no había cansancio en su apuesto rostro.

Levantó los ojos y vio a su adorable y delicada esposa durmiendo boca abajo. No pudo evitar arrugar las cejas al verla así. Intentó mover su cuerpo un poco, pero se dio cuenta de que estaba demasiado débil para hacerlo. Ahora, finalmente, comprendió por qué su esposa había dicho que no estaba en posición de intimidar a otros. ¡De hecho estaba demostrando que eso era verdad! Ni siquiera podía voltearse a su lado, y mucho menos tocarla desde la cama.

No podía moverse. Pero no podía soportar verla dormir en una posición tan incómoda. Así que no tenía alternativa, se tragó su orgullo y presionó el timbre cerca de la cabecera de la cama del hospital para llamar al personal. Estaba preocupado de que si no hacía nada, su amada esposa tendría un dolor intenso en todo el cuerpo después de despertarse.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top