MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 465 ¿Con quién más quieres dormir sino (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6086

Updated: 2019-07-13 00:58


Edward admitió que era un poco intransigente la mayor parte del tiempo, pero eso no significaba que fuera un hombre irrazonable. Él nunca había obligado a su esposa a nada, a menos que se tratara de algo que la pudiera dañar. Y no importaba cuánto lo hiciera enojar, él lo toleraba y nunca se desquitaba con ella. Edward consideraba a Rocío como un desafío, el cual podría conquistar lentamente con esfuerzos persistentes.

Su siguiente paso requería llevar a cabo una serie de acciones; primero, les daría a Paula y Hank una lección por haber atacado a su esposa. Después tendría que encontrar una manera para hacer que Yasmina se entregara y confesara lo que le había hecho a Grace. También estaba preocupado por Brian, se preguntaba si la verdad sería demasiado cruel para él. Estaba tan apegado a su hermana que la verdad podría romperle el corazón; sin embargo, eso era algo que Edward no podía evitar. Después de todo, Rocío era quien tendría que tomar la decisión, y en esa difícil situación, él solo podría ser un apoyo para su esposa.

De pronto, Edward regresó a la realidad; al parecer estaba siendo completamente ignorado por su esposa. La había estado observando por un largo rato pero no pudo conseguir que ella también lo volteara a ver. ¿Acaso eso significaba que él no era tan importante como lo que Rocío estaba haciendo en ese momento?

Edward dejó de observar a su esposa y fijó sus ojos en el techo blanco; lo primero que pasó por su cabeza fue aconsejar a Pol para que colgara algunas pinturas interesantes, de tal forma que los pacientes no se aburrieran tanto, como él lo estaba en ese momento, así al menos podrían disfrutar las imágenes y matar el tiempo.

ʺ¿Qué tanto estás viendo? ¡Te ves tan serio!ʺ. Rocío siguió la mirada de su esposo y se encontró con el techo blanco, ¡no había nada má

so. Trató de ser cautelosa manteniendo una distancia adecuada, especialmente con su mano izquierda donde le habían colocado una sonda intravenosa.

ʺDulces sueños. Guardaré silencio para que descansesʺ, dijo Edward mientras acariciaba el cabello de su esposa. Él sabía que Rocío estaba locamente enamorada de él, incluso su cabello confirmaba eso, ya que ella sabía que a Edward le gustaban las mujeres con el pelo largo y a pesar de todas las molestias que eso implicaba, conservó su largo cabello negro, incluso en el ejército.

Rocío se acurrucó en los brazos amorosos de su esposo y rápidamente se quedó dormida, ya que se encontraba agotada. Desde el día en que Edward había recibido el disparo, ella no había podido dormir más de cuatro horas.

ʺBicho perezosoʺ, Edward susurró, mientras le acariciaba la nariz cariñosamente, esta vez ella descansaba sin preocuparse de ser atacada, dormía como un tronco en sus brazos. Rocío no se despertaba por mucho que él la acariciara, sin embargo él seguía bastante confundido acerca de por qué había golpeado a Pol, solo por haberla tocado. Necesitaba preguntarle y salir de esa duda una vez que ella despertara, de esa manera podría conocer mejor a su esposa.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top