MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 483 La dote era toda la propiedad de la compañía (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5841

Updated: 2019-07-18 17:47


Cynthia levantó su mano para acariciarle el cabello a Rocío. Ese movimiento tan suave le provocaba una sensación familiar. A Edward también le gustaba juguetear con su cabello, Rocío comprendió que este tierno hábito lo había heredado de su madre. No importaba cuánto Edward tratara de rechazar el cariño maternal de Cynthia, su frío corazón ya había sido derretido por ese amor. 'La sangre es más espesa que el agua', dice el dicho, y esto parecía ser verdad.

Las hojas que caían al lado de la carretera se movían con la suave brisa, como si fueran espíritus traviesos que bailaban sin rumbo fijo. Kevin conducía velozmente por aquel camino. Se sentía ansioso por lo que Rocío le había dicho esta tarde. Había pensado en llamar a Natalia para demostrarle que le importaba, pero cada vez que lo hacía, la línea sonaba ocupada.

Se humectaba con la lengua sus agrietados labios debido al seco clima otoñal, y sus cejas se fruncían aún más. Podría haber salido antes del trabajo. Pero se había retrasado por un asunto urgente. Esto era común en el trabajo de soldado, y Kevin no podía hacer nada al respecto. Ciertamente no era dueño de su tiempo.

Solo le tomó media hora llegar a su apartamento, usualmente pasaba una hora en el tráfico. Claramente había conducido muy rápido. Tomó un gran respiro delante de la puerta. Había pensado en tocar el timbre, pero se detuvo antes de presionar el botón. Renunció a esa idea y sacó la llave de su maletín.

Se había imaginado que al abrir la puerta, vería una linda escena en la que Natalia le sonreía con ternura y llena de sorpresa. Pero la sorpresa sería para él, pues cuando abrió la puerta, lo único que lo esperaba era la completa oscuridad de la casa.

Inseguro, encendió la luz, la habitaci

n de sus ojos y caían como las perlas de un collar roto. ¿No era su celular una decoración a los ojos de Kevin? ¿Cuándo se había tomado la molestia de llamarla antes? ¿Cuándo se preocupó por ella?

Lo había esperado estúpidamente toda la noche de ayer, pues aún le tenía un poco de esperanza. Pero ya se había tornado insensible y aprensiva luego de haberlo esperado por tanto tiempo. Desde el momento en que regresó del hospital, había imaginado numerosas escenas de cómo podría enfrentarlo cuando volviera. Pero no apareció en toda la noche, y peor aún, ni siquiera llamó.

Bien, era un soldado, y probablemente había casos en los que no era conveniente hacer llamadas. Por eso no se había sentido ofendida y lo dejó pasar. Pero desde anoche que no había probado un bocado. Se había esforzado para animarse a salir y relajarse un poco, pues le preocupaba que su cabeza explotara con toda esa tensión. Pero nunca pensó que se enfrentaría con el severo interrogatorio de Kevin en el instante en que entrara por la puerta. Y esto al final logró que sus emociones estallasen, pues se las había guardado en el corazón por largo tiempo. Habían tardado mucho salir.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top