MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 492 Se siente tan bien volver a casa (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6236

Updated: 2019-07-21 00:02


"Edward, ¿no puedes hablar como una persona normal? Casi me haces vomitar mi almuerzo". Rocío se rascó las orejas y se preguntó si lo había oído bien. ¿No era esa conducta afeminada la especialidad de Daniel? ¿Cuándo comenzó Edward a comportarse como él?

"Estoy hablando como lo hago siempre, no pasa nada. No son idioteces". Edward dejó escapar un suspiro de alivio. Mientras su esposa no lo molestara para dar una mejor explicación, no le importaba actuar como un tipo afeminado. Aunque él también se aterró por lo que había dicho. Al final, consiguió lo que quería y optó por ignorar los medios que utilizó para lograrlo.

La llamada acusatoria terminó con el truco de Edward de hacerse el afeminado. Unos días más tarde, Edward fue dado de alta del hospital y salió de esa sala increíblemente costosa. Echaba mucho de menos su casa y por fin había regresado.

"Se siente tan bien volver a casa". Se tiró en su cama y se entregó a la sensación de recuperar su antigua vida. Una semana en el hospital lo había vuelto loco. Era un maniático de la limpieza y durante sus días hospitalizado, no pudo ducharse. Solo limpiaban su cuerpo con una toalla húmeda, pero eso no era suficiente para él. Fue inútil porque no se sentía aseado, se sentía como si estuviera empapado en sudor.

"¿Realmente se siente tan bien?", preguntó Rocío, que ordenaba sus cosas y sonreía ante los divertidos y exagerados comentarios de su esposo. Ante eso, solo negaba con la cabeza sin poder hacer nada. Mientras le preguntaba, sus ojos estaban llenos de afecto y ternura.

"¡Sí!, me bañaré ahora", dijo Edward e inmediatamente dejó su suave cama de mala gana y caminó hacia el baño. No podía soportar la forma en que lo limpiaban en el hospital, necesitaba desesperadamente una buena ducha.

"Ten cuidado, aunque la herida cicatrizó, aun corres el riesgo de infectarla. Sería mejor

con dureza, por eso no se atrevió a seguir adelante con ese plan.

"¿En serio? ¿Lo olvidaste o lo hiciste a propósito?". Edward pellizcó suavemente su adorable rostro y le dio una sonrisa juguetona. Sabía que era travieso, por lo que no le creyó la exagerada explicación que había dado.

"No, definitivamente no. Mamá, me crees, ¿verdad? Porque me quieres más". Según la teoría de Julio, no era vergonzoso actuar adorable. Por el contrario, creía que era un niño encantador y se sentiría avergonzado si no se aprovechara de ello. Así que siguió usando su carta ganadora y puso a su madre a su favor.

"No, no te creo, eres más como tu papá ahora. Te estás volviendo más astuto y menos confiable, así que ustedes dos pueden continuar discutiendo sobre este tema. Bajaré las escaleras y ayudaré a la señora Wu a preparar la cena".

Tan pronto como terminó de decirlo, Rocío se dio la vuelta y salió de la habitación. No quería involucrarse en las traviesas discusiones entre padre e hijo, porque estaba ansiosa por ir a la cocina y preparar una nutritiva comida para su amado esposo. Se recuperaría más rápido si comiera alimentos ricos y nutritivos. Siendo así, ella no tenía que preocuparse por su estado de salud durante todo el día.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top