MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 493 ¿Quién quiere divorciarse

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 11034

Updated: 2019-07-21 00:12


Para celebrar el regreso de Edward a casa, Cynthia organizó una fiesta improvisada. Sólo invitó a unos cuantos amigos cercanos, así como a Ana e Isaí. Al caer la tarde, la villa de la familia Mu estaba llena de música y felicidad.

ʺBelén, ¿por qué se pospuso tu boda?ʺ, Rocío preguntó discretamente, cuando vio que se había quedado sola. De alguna manera presentía que Rachel había tenido algo que ver.

ʺNada serio. Simplemente sentía que aún no nos conocíamos lo suficiente. Así que decidí que lo más prudente era tomarnos un tiempo para conocernos mejor antes de casarnosʺ. Belén sonreía optimista, a pesar de estar hablando de un asunto tan drástico.

ʺ¿En serio? Te conozco bien y sé que Rachel tuvo algo que ver, ¿verdad? Seguramente estás molesta porque ella regresó, lo que significa que realmente te importa Samuelʺ, dijo Rocío en tono amable. Ella creía que si Belén no quisiera a Samuel, no habría pospuesto su boda solo porque Rachel había regresado sin que se lo esperaran.

ʺRocío ¿acaso has perdido la razón? ¿Por qué habría de importarme? Estamos juntos solo por Natalia, no nos amamosʺ.

Aunque Rocío tenía razón, Belén era demasiado orgullosa para admitir sus sentimientos hacia Samuel, los cuales se intensificaban a medida que pasaban los días.

ʺBelén, ¿crees que cometí un error? ¿Por eso estás enojada?", preguntó una voz tímidamente. Se trataba de Natalia, que observaba a Belén mientras se mordía los labios con la cabeza inclinada hacia abajo. La alegría en su rostro había sido reemplazada por tristeza.

ʺ¿Perdón...? ¡Natalia! ¿Cuándo llegaste? ¿Viniste sola?ʺ. En vez de responder a su pregunta, Belén miró a su alrededor, pero no vio a Kevin. Frunció el ceño y se preguntó si Samuel se enojaría al ver a su hermana sola. Parecía que Belén había empezado a preocuparse por la gente que Samuel quería, a pesar de lo mucho que intentaba ocultar sus sentimientos hacia él.

ʺSí, vine sola. Aún no has respondido mis preguntasʺ, dijo Natalia. Después de meses de vivir con Kevin, Natalia pudo darse cuenta de la importancia del amor en un matrimonio; solo así pudo comprender de lo que Belén tanto se quejaba y se sintió muy avergonzada por lo que había hecho.

ʺEs demasiado tarde para hablar de lo que hicimos bien o mal, ¿no lo crees? No le des más vueltas a eso. Si no hubiera querido casarme con tu hermano, no me hubiera comprometido, y lo sabes. Si alguien se ha equivocado, esa soy yo. He tomado una decisión y estoy segura de que no lo lamentaré despuésʺ.

Belén era una mujer fiel a sus decisiones. Una vez que decidió casarse con Samuel, lo consideraba suyo y no permitiría que se casara con alguien más, por muy enojada que estuviera con él.

ʺTienes razón, nuestra personalidad es muy parecida en ese sentido. Una vez que hemos tomado una decisión, no la cambiamos. Así que no te preocupes por eso, Natalia. La relación entre tu hermano y Belén puede estar llena de altas y bajas, pero ya verás que todo saldrá bienʺ, dijo Rocío, después se puso de pie y tomó a Natalia del brazo para que se sentara a su lado. Acarició cariñosamente su cabello, el cual había sido despeinado por el viento, probablemente debido a que había descapotado su auto deportivo.

ʺ¿Quién tiene la misma personalidad que tú? ¡Yo no soy tan tontita! Natalia, recuerda que n

ción de ayudarle, pero no podía porque Edward no la escucharía. Daniel sin duda se encontraba en el lugar equivocado. Quizás la estrategia más segura era quedarse con Rocío, ya que ella fue la que mencionó haber pensado en el divorcio en frente de Edward, de tal forma que debía tener alguna idea en mente para lidiar con su esposo. De lo contrario, no habría hecho eco de sus indiscretos comentarios.

ʺPero tía Cynthia, esas mujeres comenzaron a hablar del tema, yo solo seguí el hilo de la conversación. ¿Por qué todo el mundo me está mirando a mí, y no a ellas? ¡Es injusto!ʺ, Daniel le dijo a Cynthia con tristeza. Tímidamente usó sus manos como escudo para ocultarse de la mirada aniquilante de Edward.

Mientras tanto, Roció bebió un sorbo de té, de la taza que sostenía en la mano y disimuladamente volteó a ver a su esposo. Realmente estaba disfrutando verlo tan enojado. Le resultaba divertido provocar de vez en cuando a su arrogante esposo.

"Tal vez tú no empezaste la conversación, pero sacaste el tema de proporción. ¡Por supuesto que eres el único culpable!ʺ, añadió Pol, mientras giraba con gracia su copa de vino, de la cual tomaba un sorbo de vez en cuando. Para él, Daniel era un alborotador y no había nada que pudiera hacer al respecto. Quizás influenciado por Daniel, Pol había cometido algunos errores frente a Edward mientras estuvo hospitalizado, lo cual continuamente lo metió en aprietos con su amigo.

Pol sentía su corazón desangrase al recordar el cheque patético que Edward había firmado esa mañana para cubrir sus gastos de hospitalización, así que decidió ahogar sus preocupaciones en vino. No solo no había ganado dinero con la hospitalización de su amigo, en realidad tuvo pérdidas debido a la costosa medicina que le había administrado. Se sintió burlado cuando vio el fruto de su arduo trabajo desvanecerse en un segundo. Una firma con la pluma de oro de Edward y todo había terminado. No podía creer lo que estaba sucediendo. Pol sabía desde el principio que Edward no aceptaría de muy buena gana ser estafado, pero tampoco esperaba que el estafado resultara ser él mismo. No podía sentirse tranquilo después de haber pasado por una situación tan patética.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top