MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 496 ¿Te arrepientes (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7160

Updated: 2019-07-21 17:09


ʺ¿Lo entiendes? Entonces, ¿por qué te enojaste con ella? Cuando un hombre se comporta como niño y hace una tormenta en un vaso de agua, ¡se vuelve más difícil de comprender que una mujer! ¡Esto es muy cierto!ʺ, sentenció Natalia mientras negaba con la cabeza, pues no podía comprender ese tipo de pensamientos. De pronto sintió curiosidad acerca de Kevin, quien parecía ser bastante maduro y serio. O, ¿a veces él también actuaría de manera infantil como lo había hecho su hermano? Hizo una pausa por un instante y se preguntó por qué había pensado en Kevin. Se decía que entre más inalcanzable se vuelve algo o alguien, más interés desarrollamos en ellos. ¿Será eso cierto?

ʺMi querida, ¿cuándo me viste enojado con ella? Simplemente no quiero estar cerca de ella. ¿Acaso es eso también un error?ʺ. Dicho lo anterior Samuel comenzó a caminar hacia el edificio donde vivía Natalia. Su hermana no tuvo más remedio que seguirlo. Un hombre normalmente caminaba más rápido que una mujer, así que Natalia se quedó un poco atrás y logró alcanzarlo cuando el ascensor había llegado.

ʺEl hecho es que lo que hiciste no es normal. ¡Estás actuando de forma extraña, y la dejaste allí confundida y dolida! ¿Es eso lo que quieres? ¿No temes que Belén pueda pensar mal de ti?ʺ, dijo Natalia cuando lo alcanzó. Se apoyó en él jadeando un poco. Sentía que su corazón latía violentamente y lo atribuyó a su falta de ejercicio. Después decidió que a partir de la próxima semana, iría de senderismo, o haría algo de ejercicio en el gimnasio. De otra forma seguiría fatigándose muy fácilmente.

ʺ¿Qué? ¿Ya te cansaste? No has hecho nada de ejercicio recientemente, ¿verdad?ʺ. Samuel extendió el brazo para que se apoyara y que pudiera recuperar el aliento. Natalia era débil físicamente; de bebé solía enfermarse constantemente. Samuel conocía perfectamente la condición de su hermana, pues había pasado años entrenándola para que estuviera en forma y guiando su nutrición para que pudiera fortalecerse. Afortunadamente Natalia había conseguido estar mucho más sana que de pequeña. Samuel no quería que su hermana se lastimara de nuevo.

ʺEstoy bien. Solo n

razón, Belén estaba enojada con él y por eso no contestaba.

¡Samuel se enojó también! Lanzó el teléfono al asiento del pasajero tan pronto como entró al auto, lo arrancó y condujo hacia la casa de los Leng. En el camino llegó a la conclusión de que si Belén no le quería contestar el teléfono, entonces probablemente también se negaría a charlar con él en persona. Por lo tanto, lo mejor que podía hacer era calmarse y dejar que ella hiciera lo mismo. Tal vez al siguiente día estarían lo suficientemente calmados para arreglar sus diferencias, una vez que lo hubieran consultado con la almohada.

Por otro lado, Rocío era una estratega maestra, el tipo de mujer que resolvía cualquier situación tan pronto como surgieran desacuerdos. Así que inmediatamente después de terminar su trabajo regresó a su habitación. Suspiró al ver a su esposo dormido, realmente parecía estar enojado con ella, ya que no la había esperado despierto como solía hacerlo.

Rocío caminó con cuidado hacia él, para evitar hacer ruido y le dio un suave beso en la frente, luego se dio la vuelta y se dirigió al baño. Ella tenía diferentes hábitos de vida que Edward; a ella no le gustaba tomar una ducha tan pronto como llegaba a casa. Por lo general, tomaba una ducha caliente después de terminar su trabajo y antes de irse a dormir. De esa manera podía relajarse y sentirse completamente aliviada después de un largo día y dormir profundamente.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top