MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 511 El té de Jonathan (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5206

Updated: 2019-07-24 16:31


ʺ¡Las acciones hablan más que las palabras! Así que demuéstramelo. Yo nunca lastimaría los sentimientos de alguien sin evidenciasʺ. Jonathan sonrió con ternura pues pudo comprobar que ser un buen padre no era tan difícil. Todo era cuestión de ser amable y tierno.

ʺSerá mejor que me detenga. Mi herida no ha sanado completamente. Pol dijo que no debía consumir irritantesʺ. Todo hijo quería que sus padres pensaran que era un chico muy inteligente y bueno. Ese pensamiento no tenía nada que ver con la edad, sino con el entusiasmo por mostrar sus virtudes. Edward no quería parecer torpe frente a su padre y trató de encontrar una excusa para no tener que hacer té. Aunque sabía que su padre no le prestaría mucha atención, él seguía inconscientemente tratando de evitar ese tipo de situaciones.

ʺEl té no es irritante. ¿Estás tratando de encontrar una excusa?ʺ, dijo Jonathan y continuó bebiendo su té. A pesar de que le resultaba muy difícil beberlo, mantuvo la calma en su rostro. Él era un hombre muy tranquilo, por lo cual para muchos era un modelo a seguir.

ʺNo, no estoy buscando excusas. ¿No me crees? Puedes llamarle a Pol, si deseas". Edward estaba completamente seguro de que su padre no lo llamaría, así que no había peligro de que descubriera su mentira.

ʺ¡Él es tu amigo! Por supuesto que no sacaría ninguna información útilʺ. ¿Estaría Jonathan haciéndose viejo? Se sentía muy conmovido por esa conversación con su hijo, a pesar de las bromas que se hacían uno al otro.

ʺBueno, si no lo vas a llamar, no sé qué más hacer. Tú puedes q

adre mirarlo con una sonrisa curiosa. Involuntariamente jaló la toalla para cubrirse más, creyendo que quizás no la había acomodado bien.

ʺNada. Estoy aburrida. Así que subí a pasar un rato con mi hijo después de su duchaʺ. Cynthia tomó una toalla y le hizo una seña con la mano para que se sentara a su lado.

ʺ¿Estás aburrida? ¿De casualidad no viste a alguien solo allá abajo?ʺ, preguntó Edward torciendo la boca. No estaba seguro de lo que su madre estaba planeando, pero hizo lo que le había pedido y se sentó frente a ella, como un niño obediente. Bueno, no tenía forma de rechazar a su madre, al ver su dulce sonrisa. Edward sentía su corazón derretirse de ternura y se olvidó de actuar distante como solía hacerlo.

ʺTe sientes solo, ¿verdad?ʺ, preguntó Cynthia, mientras secaba su pelo con suavidad. Sintió un nudo en la garganta pues ese era el ambiente familiar que ella tanto había anhelado. No esperaba que Edward fuera muy expresivo con ellos, pero deseaba cambiar la forma en que convivían y ser más amorosa con él.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top