MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 515 ¿Qué era la felicidad

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8579

Updated: 2019-07-25 10:10


"Relájate. Puedo ver por qué él estaba furioso. Ha sido degradado a teniente. Debe ser duro para él. Ambos fuimos promovidos por méritos propios, así que sé lo difícil que puede ser. No lo culpo".

Así era Rocío. No importaba cuánto la provocaran los demás, ella siempre se pondría en la piel de la gente para entender su perspectiva racionalmente. Era tanto una virtud como una debilidad. La gente se aprovechaba mucho de su amabilidad, dejándola indefensa debido a ello.

"Pero no creo que él te entienda. ¿Te olvidas que intentó hundirte? Eres atenta con un villano mentiroso como él, que no aprecia tu amabilidad. Mira tu lesión, este es el precio que pagas por ser demasiado amable".

Edward frunció el ceño fuertemente. Es cierto que era bueno ser amable, pero Hank seguía causándole problemas a Rocío porque era demasiado buena. Edward no estaba de acuerdo con ella. Todos debían esforzarse mucho para lograr lo que querían, a pesar de sus diferentes experiencias de vida.

"Papi, tienes razón. Mami, no sigas aguantando a un villano malvado como Hank. Como cree que puede intimidarte, sigue criticándote".

A Julio no le gustaba la sonrisa falsa de Hank. Le enfermaba mirarlo. Cuando vivía en la base militar, a menudo hackeaba su ordenador y borraba todos sus archivos. Como Hank no podía recuperar los archivos, tenía que volver a escribir todo. Eso lo mantenía tan ocupado que no tuvo tiempo de causar problemas.

"Por eso no intercedí por él esta vez. ¿Por qué ambos me critican?". Rocío sintió que Edward y Julio la estaban dejando sola. Ella sabía que era demasiado indecisa al tratar el tema de Hank, pero no porque le tuviera miedo. Lo había hecho por el bien de su amable madre. De lo contrario, no soportaría pacientemente su constante hostilidad.

"No te estamos criticando. Solo te damos un consejo. No nos trates como si fuéramos tu enemigo y pases por alto al verdadero villano", suspiró Edward. No creía que Rocío fuera una mujer fría. Era demasiado indulgente con Hank, pero era estricta con Edward. Nunca fue brusca con los demás.

"Sé lo que estoy haciendo. ¿De verdad me encuentran tan débil? Solo quiero devolverle la amabilidad a su madre. Aunque Hank es horrible conmigo, su madre siempre fue amable. Cuando di a luz a Julio, ella visitó a Hank en la base. Me acompañó a lo largo de todo el parto como una madre, y me cuidó mientras estaba en confinamiento. No puedo evitar devolverle el favor".

Rocío se sentía abrumada de gratitud cuando alguien la ayudaba y siempre le devolvía el favor y su amabilidad. Toleró a Hank a pe

idad que yo no conozca? Déjame adivinar. No puedes ser su amante, porque no eres lo suficientemente romántico. Tampoco puedes ser su confidente, porque sigues coqueteando con ella. También a menudo acosas a mi mamá. Bueno, ¡es muy difícil describir lo que eres para ella!".

Julio contaba con sus dedos mientras enumeraba los comportamientos de Edward uno por uno. Tenía una mirada seria en su cara de niño. La expresión adorable en su rostro agradó a Rocío, quien se echó a reír. Ella estaba de acuerdo con su hijo. Edward le lanzó una mirada asesina.

"¿No soy lo suficientemente romántico? Cuéntame. ¿Qué debo hacer para ser romántico?". Las palabras de Julio le recordaron a Edward que nunca había hecho nada romántico por Rocío, lo que le hizo sentirse culpable. Julio volvió a abrir las viejas heridas de Edward.

"No lo sé. Soy un niño inocente. ¿No crees que es inapropiado hacerme esta pregunta tan delicada?". Julio levantó las cejas de forma engreída. Como Edward lo había ignorado, quería avergonzarlo.

"¿Qué? Tú, ¿un niño inocente? Nadie se lo cree. No me hagas reír". Edward, enojado, agarró a Julio por la oreja. Estaba indefenso contra su maldad. Julio siempre hacía travesuras, pero a menudo se hacía el inocente. Edward se preguntaba si alguna vez se cansaba de sus payasadas.

¿Qué era la felicidad? No se trataba de un estatus alto, de autos deportivos caros o de una gran suma de dinero. La familia de Edward era un ejemplo perfecto. Disfrutaban de la compañía familiar y se reían a carcajadas. Ellos se amaban. Aunque se seguían gastando bromas unos a otros, nunca se guardaban rencores entre sí. Era lo que Edward quería. Todos los hombres que querían un hogar sentían lo mismo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top