MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 522 Qué bueno ser joven (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7443

Updated: 2019-07-26 21:09


"Bien. ¡Ahora en fila! ¡Atención! ¡Alineación! ¡Ojos al frente!". Incluso si ella intentaba ser distante, era muy difícil cambiar su naturaleza femenina con la que nació. No era de extrañar que todavía hubiera un dulce tono de niña en su fingida indiferencia cuando gritaba órdenes, pero la realidad era que nada podía encubrir la dignidad de la sangre que fluía por sus venas, era otro lado de Rocío que Edward vio por primera vez. Era completamente diferente de la encantadora y suave mujer que siempre tenía en sus brazos. Siempre se sentía avergonzada por sus burlas cuando estaban solos, pero ahora estaba tan fría con una cara majestuosa y solemne. Sí, se veía muy real, pero había algo mal. Se veía tan extraña y completamente desconocida para él. Edward estaba desconcertado por esto, pensando: 'Oh, Dios mío, ¿qué clase de persona es ella realmente? ¿Cuántos lados tiene y cuál es el verdadero?'. Demasiadas preguntas le vinieron a la mente. Hacía sólo unos minutos, Edward todavía se sentía bastante seguro de que conocía bien a Rocío. Pero ahora, era consciente de la brutal verdad de que la conocía tan poco y que nunca había comprendido a la verdadera.

"Todos ustedes, hombres, parecen tener un problema. Y tienen fiebre de cabina. ¡Mucha energía y nada para hacer! Entonces me gustaría hacerles un favor. Podría darles algo que hacer para ayudar a liberar toda energía acumulada. Supongo que no les importaría, ¿verdad?", dijo Rocío y echó un vistazo a todos los oficiales. Al escuchar sus palabras, a todos los soldados a su alrededor se les puso la piel de gallina de inmediato, pero nadie expresó una queja. A pesar de que todos estaban en desacuerdo, se reprimieron y permanecieron en silencio. Porque todos sabían que no la llamaban "Coronel Diabólica" por nada. La provocarían si se atrevían a decir algo.

"¡No, señora!", dijeron al unísono. La mitad de los soldados estaban bajo la administración directa de Hank, pero Rocío era de un rango más alto que él, así que tuvieron que obedecer completamente sus órdenes, sin ninguna objeción.

"Está bien, ahora escuchen mis órdenes cuidadosamente", les gritó en sucesión, dándoles tiempo para hacer lo que les ordenó. "Todos ustedes, ¡atención! ¡Alineación! ¡

estúpido como para dejar su estómago vacío.

"¿Cariño, qué tal estás? ¿Estás bien?", le preguntó Edward y la miró con cuidado de arriba a abajo con preocupación, temía que se hubiera lastimado justo ahora en la pelea. Sabía que era fuerte, pero no tanto como para no sufrir daños después de luchar contra tantos soldados.

"¿Qué estás haciendo aquí? ¿Viniste a buscar tesoro?", dijo Rocío y lo miró de reojo. En lugar de responder a la pregunta de su esposo, le hizo otra. Eso fue porque se lastimó y no quería que él lo supiera, siempre se preocupaba demasiado. Era imposible estar sano y salvo en una escena tan caótica. Después de todo, estaba hecha de carne y hueso en lugar de acero, y era sólo una herida ligera. Los soldados la golpearon y patearon sólo cuando no sabían que era ella, y detuvieron sus ataques inmediatamente una vez que vieron contra quién luchaban. Después de todo, cualquiera tenía miedo de ser castigado por atacar a su superior.

"¡Sí! Vine aquí a buscarte". A Edward no le importaron sus palabras burlonas, en cambio, sacó un pañuelo de su bolsillo. Pobre hombre. El playboy se acostumbraba a llevar pañuelos adicionales consigo todo el tiempo ya que estaba enamorado de ella. Secó su sudor suavemente con el pañuelo, luego la besó en la frente con mucho cariño. ¡Guauu! Aquellos que estaban sin aliento y agotados fueron tomados por sorpresa. No podían creer lo que veían sus ojos. ¡Pero... ella era la 'Coronel Diabólica'! ¿Cómo podría él besarla?

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top