MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 525 Es mejor que una mujer sea temible (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5665

Updated: 2019-07-27 00:12


"Gracias por su interés, Comandante. Ya estoy mucho mejor. Pero me pregunto por qué me necesita aquí". Edward no dominaba los protocolos oficiales. Pero podía hablar de manera formal. Al fin y al cabo, él era un hombre de negocios y el saber manejar las cosas con tacto era una aptitud indispensable.

"Usted es demasiado modesto, Sr. Mu. Quería visitarlo Pero supe que aún estaba en casa y que no iba a la oficina. Y no creía que fuera apropiado que yo fuera a su casa. Por eso lo invité aquí". El comandante ofreció a Edward un poco de té que un asistente había preparado. Como a Rocío le gustaba el té, pensó que a Edward también le agradaría. Por ello, preparó un poco, para darle un amable recibimiento sin preguntarle qué le gustaba beber.

"Está bien. Yo quería encontrar la oportunidad para venir aquí también. Me hizo un favor invitándome a venir, Comandante". Edward dijo exactamente lo que pensaba. Había estado en la base dos veces, pero el único lugar al que había ido era la zona residencial. Además, era de noche. Así que no había podido ver los alrededores con claridad. A pesar de eso, esta vez tampoco pudo ver toda la base, aún tenía una vaga impresión, pero llegó a conocerla mejor.

"¡Jaja! Tal vez el señor Mu está más interesado en Rocío que en el diseño de la base militar. Es por eso que quiere conocer más sobre su entorno de trabajo". El comandante sonrió y pudo adivinar lo que Edward estaba pensando. Sabía cuánto se preocupaba Edward por Rocío e intuyó que quería explorar la base militar por ella.

"Usted me conoce, Comandante. Ahora que ya me leyó la mente, sería absurdo continuar ocultando lo que pienso".

Oh, era más que obvio. ¡Incluso el comandante sa

etalles.

Las horas pasaron. Cuando terminaron la conversación de negocios, ya era la hora de la comida. Con este trato, el comandante por fin supo cómo era un verdadero negociador. Edward lo disuadió sin necesidad de usar palabras agresivas y sin realizar ataque personal alguno. Lo único que mostró durante todo el proceso fue su caballerosidad. Era muy tranquilo y ágil. Por algo podía manejar tan bien una empresa multinacional así de grande.

"Señor Mu. Ya es la hora de la comida. Si desea, puede comer aquí. Puede ver cómo comen nuestros soldados y experimentarlo en carne propia". El comandante se levantó y le dio un apretón de manos. Tenía una gran sonrisa en su rostro. Habían llegado a un acuerdo maravilloso, y habían logrado una negociación exitosa.

"Qué amable invitación. No le voy a decir que no. Estoy seguro de que almorzar con los soldados será una experiencia inolvidable". Cualquier sugerencia que hiciera el comandante, Edward la aceptaría. No le interesaba la comida. Lo que quería era tener la oportunidad de quedarse con Rocío. Eso era lo más importante. Todo lo que estaba haciendo era por ella.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top