MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 529 Dios todo lo ve

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 9482

Updated: 2019-07-28 00:03


A diferencia de Edward, que siempre llegaba tarde, Rocío era muy puntual. Llegó al restaurante justo a tiempo.

Leo ya estaba ahí esperándola. Rocío se dirigió hacia él con confianza. Se veía maravillosa con su uniforme impecable y su cara bonita. Habitualmente, no llevaba uniforme militar cuando estaba fuera de servicio. Si salía, llevaba ropa de civil, y dependía de la ocasión usaba algo más elegante, pero siempre evitaba llamar la atención. Pero últimamente, regresaba a casa inmediatamente después del trabajo, por eso ahora todavía estaba de uniforme.

"Ahí estás, Rocío. Pensé que tendría que esperarte más. Ven, siéntate", Leo dijo de una manera casi empalagosa, teniendo en cuenta que arruinaría su imagen honesta e íntegra si se peleaba con ella aquí en público. Si pasara eso, tampoco conseguiría lo que quería.

"La puntualidad es el principio básico de los soldados. No esperaba que estuvieras aquí tan temprano. Perdón por haberte hecho esperar". Rocío hablaba educadamente, pero fría, como si el hombre que estaba sentado enfrente de ella no fuera su padre, sino un completo extraño.

"Mira el menú y ordena lo que quieras. La comida es genial aquí". Leo le entregó el menú con una sonrisa agraciada todo el tiempo. Se comportó como un perfecto caballero.

"Quiero el filete mediano y la ensalada de verduras. ¡Gracias!", dijo Rocío en un inglés fluido y sin mirar el menú. Estaba bastante familiarizada con la cocina occidental, gracias a todos los años que pasó entrenando en la Academia Militar JC.

"Muy bien, enseguida le traigo su orden". La camarera era una linda extranjera. Asintió a Rocío y se fue.

"Entonces, ¿por qué me pediste que viniera?". Rocío apretó los labios y miró de reojo al hombre sentado frente a ella. Apenas una sonrisa burlona se vio en sus labios.

"Por nada en especial. Solo quiero cenar contigo", dijo Leo, cuyos ojos se posaron en la gorra de plato que Rocío puso sobre la mesa. No sabía cómo encontrar la manera de obtener una muestra de ADN de ella. Tal vez, era conveniente sacar un pelo de su gorra.

"¿Te lo crees tú?", Rocío preguntó y sonrió, con una mirada que decía que no creía en nada las palabras de Leo.

"¿Soy una persona tan horrible para ti?", Leo logró tragar su ira. Nunca entendió por qué Rocío siempre era tan agresiva y hacía que la relación fuera tensa todo el tiempo.

"Ah, No juzgo. Deberías saber cómo eres. No te olvides de que Dios todo lo ve", dijo Rocío con desinterés, mientras jugaba con el vaso en la mano. No le importaba si él era una persona horrible o no porque sabía que no era un padre responsable y eso era suficiente para ella.

"¿Puedo ver tu gorra?", Leo decidió ignorar el desafiante tono de voz que ella estaba usando y se centró en la gorra.

"Eh... bueno, pero...", Rocío frunció un poco el ceño, sorprendida por la petic

mar otra ruta". Marco la miró por el espejo retrovisor. No quiso interrumpir el pensamiento de Rocío, pero tuvo que pedirle un consejo antes de que quedaran atrapados en la larga fila de autos.

"Eh, detengámonos y averigüemos qué está pasando. Quizás necesiten ayuda". La mente de Rocío volvió a la realidad. Bajó la ventanilla trasera del auto y miró hacia afuera antes de dar la orden.

"Sí, voy enseguida". Marco salió del auto y caminó entre los otros vehículos. Demoró varios minutos.

"¿Que está pasando?", Rocío frunció el ceño. No le gustaban los problemas. Pero sabía que siendo una soldado, debía asumir más responsabilidad.

"No es gran cosa. Un pequeño accidente automovilístico. Una chica punk rayó un BMW X6 y están discutiendo por eso", Marco respondió retorciendo los labios. Esa chica era muy arrogante y estaba rodeada de hombres fuertes. Pero el dueño del BMW tampoco parecía ser tan buena persona, estaba rodeado de guardaespaldas. Por eso no indagó para obtener más detalles.

"¿No deberían llamar a la policía para resolver eso si no pueden llegar a un acuerdo? ¿Por qué están bloqueando el camino?".

Rocío miró hacia atrás, donde cada vez más coches se alineaban. Era imposible tomar otro camino ahora. Tenían que esperar o podría intentar resolverlo ella misma, aunque estaba fuera del alcance de su autoridad y no le gustaba. Aparte, tenía que terminar un informe más tarde. El incidente ciertamente la puso en una situación difícil.

"Los oficiales de tránsito no están aquí todavía. A lo mejor, nadie llamó a la policía. ¿Y ahora qué? El camino está repleto de autos y no podemos movernos". No se hubieran quedado atascados si hubieran tomado otro camino apenas vieron el accidente. Iba en contra de las leyes de tránsito, pero los autos del ejército siempre tenían prioridad por encima de los autos civiles. Sin embargo, ahora no podían hacer nada.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top