MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 532 Pelea de padres

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 9585

Updated: 2019-07-28 11:44


Lewis Yi no era el único al que le temblaban las piernas; después de haber escuchado la grabación en su teléfono, Yasmina se puso muy nerviosa. Llegó a la conclusión de que había sido Paul, pues había desaparecido desde hacía algún tiempo. Finalmente las cosas comenzaban a tener sentido; Paul se encontraba cautivo. Yasmina se preguntaba quién lo habría privado de su libertad y para qué le habrían enviado una grabación

Donde Paul enumeraba todas las cosas que ella había hecho. La cara de Yasmina palideció mientras la escuchaba. Cuando por fin terminó, estaba tan furiosa que estrelló el teléfono contra el suelo. Al ver su teléfono roto en dos partes, se tranquilizó, como si al hacer eso la grabación hubiera desaparecido permanentemente y ya no la pudieran molestar más.

Pero la paz no le duró mucho, pues su mente comenzó a vagar y todo tipo de preguntas comenzaron a surgir. ¿Quién podría haber sido? ¿Por qué habrían obligado a Paul a confesar las cosas que Yasmina le había pedido que hiciera años atrás? ¿Acaso querían dinero? ¿Había sido la grabación una advertencia de alguno de sus enemigos? ¡Yasmina tenía tantas preguntas!

De repente, la imagen de un hombre apareció en su mente: ¡Edward! ¡Tenía que ser él! Era tan distinguido y arrogante que jamás comería en un lugar lleno de gente a menos que estuviera tramando algo. Sin embargo, el otro día lo había visto en el Tender Whispers y además le había pedido a una mujer que usara Las lágrimas de sangre de una bella y se sentara en un lugar visible. ¡Seguramente la estaban esperando!

Al pensar en esa posibilidad, el rostro de Yasmina palideció de miedo. Y si eso era cierto, ¿qué se suponía que debía hacer? ¿Lo habría planeado todo él solo? o ¿Rocío le habría pedido que hiciera todo eso? En cualquiera de los dos casos, ambos odiaban tanto a Yasmina que eso significaba una condena para ella.

ʺMamá, ¿qué te pasa? ¿Por qué estás sentada en el suelo?ʺ. Clara quería hablar con su madre y se sorprendió al encontrarla pálida y preocupada.

ʺ¡Mamá! ¡Mamá...!", Clara seguía hablándole, pero Yasmina no respondía, era como si estuviera perdida en su propio mundo. Clara agitó su mano frente al rostro de su madre.

ʺOh, Clara, eres túʺ. Yasmina finalmente recobró el conocimiento. Se levantó rápidamente. Su cabello estaba un poco despeinado. Su mirada ya lucía normal.

ʺ¿Pelearon otra vez tú y papá? ¿Por qué rompiste tu teléfono?ʺ, preguntó Clara mientras levantaba el teléfono roto. Pero Yasmina se lo arrebató.

ʺNo lo rompí, se me cayó accidentalmente. ¿Qué te trae por aquí?ʺ, preguntó Yasmina escondiendo el teléfono detrás de su espalda rápidamente. No se veía tan tranquila como quería aparentar.

ʺNada, solo quería saber si me puedes prestar algo de joyeríaʺ. Clara sabía que las joyas de su madre eran todas muy valiosas y mucho más elegantes que las de ella.

ʺClara,

nquilo contigo mismo?ʺ, dijo Yasmina jalonando la manga de su esposo. Ya había perdido su autoridad como madre sobre Clara y ahora también había perdido su dignidad. ¿Cómo podría volver a ejercer su derecho como madre sobre su hija?

ʺMamá, ya deja en paz a papá. Cualquiera que sea el problema entre ustedes dos, pueden resolverlo platicando en privadoʺ. Leo y Yasmina rara vez habían discutido o peleado en el pasado, pero desde que volvieron a encontrarse con Rocío, habían comenzado a discutir muy a menudo. Rocío había destruido a su familia feliz, y por eso Clara la odiaba aún más.

ʺ¿Ya viste cómo me trata? Si fueras yo, ¿podrías hablar tranquilamente con un hombre así?ʺ. Finalmente Clara había logrado persuadir a su madre para que dejara ir a su padre. Su cabello se había despeinado en la discusión, tratando de calmarlos.

ʺ¡Estás loca! ¿Cómo diablos elegí enredarme contigo? ¿Qué estaba pensando?ʺ, dijo Leo sarcásticamente. Mirando a Yasmina con desprecio, llegó a la conclusión de que debía haber estado loco hacía años, de lo contrario, ¿cómo podría haber elegido a una mujer tan vulgar, que no tenía punto de comparación con Grace, quien siempre había sido mucho más amable y más hermosa que ella?

ʺ¿Qué? ¿Te arrepientes de haberte casado conmigo? ¿O crees que no soy tan buena como esa mujer que ha vivido en tu corazón todos estos años?ʺ. Yasmina no se había atrevido a volver a mencionar el nombre de Grace frente a Leo, sin importar cuán enojada estuviera, pues temía que él pudiera matarla en un arranque de furia.

ʺNo te hagas ilusiones. Tú y ella están tan distantes como el cielo y la tierra. ¿En qué sentido crees que podrías compararte con ella?ʺ, Leo preguntó, sonriendo con desdén. Grace había sido un mujer muy bella y conocida en la ciudad, hija de una familia eminente y adorada por jóvenes exitosos. ¿Cómo se atrevía una pelagatos como Yasmina a compararse con ella?

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top